Más artículos

Vinos extremos: una bodega avanza con uno de los viñedos a mayor altura de Mendoza

Vinos extremos: una bodega avanza con uno de los viñedos a mayor altura de Mendoza
Se trata de Huentala Wines, que está comenzando a desarrollar un viñedo nada menos que a 1.800 metros sobre el nivel del mar, en la zona de Potrerillos
Por Juan Diego Wasilevsky
27.11.2020 18.51hs Vinos & Bodegas

La carrera se lanzó hace unos años y no se detiene. Por el contrario, se potencia año a año. Desde que el riego por goteo hizo posible conquistar zonas del país que antes resultaban inviables para la producción vitícola, la frontera en Mendoza para esa actividad no hizo más que expandirse.

En los últimos años, se logró la mayor conquista, en términos de altura en esa provincia: la bodega Estancia Uspallata, comandada enológicamente por Alejandro Sejanovich, conquistó los 2.000 metros sobre el nivel del mar, la mayor altitud de Mendoza y de la zona de Cuyo.

En los últimos días, en paralelo, bodega Terrazas de los Andes presentó en sociedad un Malbec de su línea Parcel, elaborado a partir la finca en producción más elevada de todo el Valle de Uco, más precisamente en Gualtallary, a 1.650 metros sobre el nivel del mar.

Y, como parte de este avance sin precedentes de una industria que busca nuevos terroirs (que garanticen temperaturas en promedio más bajas y una buena amplitud térmica, para asegurar una saludable madurez polifenólica, pero cuidando la frescura), la bodega Huentala Wines, está dando otro paso en la conquista de la altura, con una nueva finca, que recién se está cultivando y que se emplaza a unos 1.800 metros sobre el nivel del mar.

Para tener una referencia, Agrelo, una de las zonas más reconocidas de Luján de Cuyo, promedia los 1.000 metros.

El nuevo viñedo extremo se ubica a 1.800 metros sobre el nivel del mar

Se trata, en los papales, del primer viñedo de la localidad de El Salto, en el distrito de Potrerillos (Luján de Cuyo), bien pegado a la cordillera.

La bodega, propieda de Julio Camsen (quien además es propietario del hotel Huentala y del Sheraton de Mendoza y dirige una de las administradoras de fondos comunes de inversión más importantes del país), ya venía haciendo ruido en los últimos años.

En 2019, por ejemplo, inauguró en Gualtallary el primer parque de esculturas entre viñedos del país. Además, presentó una colección de vinos elaborados por un dream team: tres leyendas de la vitivinicultura argentina como Marcelo Pelleriti, Roberto de la Mota y Jorge Riccitelli, nada más y nada menos.

En 2019, la bodega inauguró en Gualtallary el primer parque de esculturas entre viñedos del país

Y ahora, Huentala Wines vuelve a ser noticia con la plantación de un viñedo sin dudas extremo. Se trata de un predio de 7 hectáreas donde hace más de dos décadas la familia disfruta de asados y cabalgatas. En diálogo con iProfesional, el ingeniero agrónomo de la bodega, Alberto Benenati, explicó que comenzaron a plantar la nueva finca de altura extrema el 10 de octubre, "exactamente diez años después que en Gualtallary".

Ahora, a una altura casi inédita para la zona, a 1.800 metros de altura, hay plantado Malbec, Chardonnay, Sauvignon Blanc, "y tenemos previsto plantar Pinot Noir el próximo año", dijo el experto, quien adelantó que "si logramos buen crecimiento de las plantas, probablemente en 2021 estaremos haciendo algunas microvinificaciones".

Según los expertos, la amplitud térmica en el nuevo viñedo es notable

¿Y qué hay acerca del potencial de los vinos? Benenati destaca, ante todo, los suelos limosos, mezclados con piedras y de buena profundidad. Y si bien afirma que hay aspectos muy positivos, como una gran amplitud térmica, no olvida que se trata de un clima extremo, donde hay "probabilidades de heladas tardías", lo que implica que es un proyecto ambicioso. 

A su turno, el enólogo José Morales, destacó que este plan "es parte de una búsqueda de diversidad". 

"Hace unos años hablábamos de los 1.400 metros como la altura máxima posible para plantar viñedos en Valle de Uco y en muy poco tiempo hemos pegado un gran salto, con la idea de obtener perfiles de vinos muy diferentes, en función de los terruños, dentro de la misma variedad".