30.11.2021
DÓLAR
99.75 / 105.75 0.00%
BLUE
198.00 / 201.00 0.00%

Qué son y cómo se clasifican los estereotipos y prejuicios

Qué son y cómo se clasifican los estereotipos y prejuicios
Los estereotipos y los prejuicios están muy presentes en el imaginario colectivo de la sociedad y se reproducen de diversas maneras
Por iProfesional
17.10.2021 19.22hs Recreo

Los prejuicios están presentes en todos los seres humanos y en los grupos sociales, que forman parte de una sociedad. Pero, ¿alguna vez te preguntaste qué son los estereotipos? Se tratan de conceptos que se nutren de valores construídos, a su vez, a través de diversos factores de influencia. 

¿Qué son los estereotipos?

Se conoce con ese nombre a la percepción exagerada, con pocos detalles y simplificada, que se tiene sobre una persona (o cosa) o grupo de personas (o cosa) que comparten ciertas características, cualidades y habilidades, que busca justificar o racionalizar una cierta conducta en relación a determinada categoría social.​

Qué son y cómo se clasifican los estereotipos y prejuicios

En general, los estereotipos son basados en prejuicios que la sociedad establece conforme su ideología de un modelo de conducta o características físicas, estos van cambiando con el paso del tiempo. 

Es importante destacar que existe una manera tripartita de verlos, que permite responder la pregunta de qué son los estereotipos con mayor precisión y profundidad. 

  • Por un lado existe un componente cognitivo que nos permite reconocer un estereotipo porque encuadra con conocimientos previos que ya tenemos sobre el mismo, es una categoría para identificar y reconocer fácilmente a ciertos grupos.
  • Por otro lado también existe un componente afectivo, donde entran en juego los sentimientos que experimentamos que pueden ser de prejuicio u hostilidad, o bien, ser positivos.
  • Finalmente, en todo estereotipo hay un componente de comportamiento que supone llevar a la práctica acciones asociadas a esos sentimientos experimentados. 

Entonces, se puede decir que el hecho de representar a alguien con ciertas características remite a un estereotipo, manifestar desprecio u hostilidad por su grupo de pertenencia se relaciona con un prejuicio, y finalmente llevar adelante acciones sobre la base de esos prejuicios supone una discriminación.

Qué son los estereotipos: pueden derivar en discriminación en diversos ámbitos de la vida
Qué son los estereotipos: pueden derivar en discriminación en diversos ámbitos de la vida

Los estereotipos y su origen

Los estereotipos están constituidos por ideas, prejuicios, actitudes, creencias y opiniones preconcebidas, impuestas por el medio social y cultural, que se aplican de forma general a todas las personas pertenecientes a una categoría, nacionalidad, etnia, edad, género, orientación sexual, procedencia geográfica, etcétera.

Originalmente, un estereotipo era una impresión tomada de un molde de plomo que se utilizaba en imprenta en lugar del tipo original. Este uso desembocó en una metáfora sobre un conjunto de ideas preestablecidas que se podían llevar de un lugar a otro sin cambios, de la misma manera que era posible con el tipo portable.

Estereotipos: cómo se manifiestan en los medios de comunicación

Es posible decir que los medios de comunicación cumplen un rol fundamental en la construcción y la reproducción de preconceptos y que forman parte de la respuesta a la pregunta sobre qué son los estereotipos.

A partir de las imágenes e ideas que circulan en los diversos medios de comunicación, el público accede a ciertos estereotipos que los mismos reproducen y construyen a la vez.

Además, hay muchos formatos dentro de este mundo, como la publicidad y los programas dirigidos al público infantil usan los estereotipos ya que los mismos permiten un mensaje eficaz, pues son rápidamente identificados y reconocidos.

Cómo se ven en los medios 

En diversos estudios hechos en medios de comunicación franceses (prensa, radio y TV), un estudioso llamado Trancart descubrió en el año 1996 que una de cada dos mujeres es citada sin que conste su profesión, mientras que en el caso de los hombres esto solo ocurre en una de cada diez ocasiones.

De hecho, uno de los esquemas que más se repiten en la televisión es el de las mujeres asociadas con el cuerpo, y los hombres con la cabeza, a la idea de pensamiento y de inteligencia.

Este es uno de los ejemplos que se pueden dar en relación a la presencia de estereotipos en los medios de comunicación, dado que también hay otros asociados a las religiones, a la etnia, a la posición política.

Cómo se ven en la publicidad

Los estereotipos en la publicidad son ideas simplificadas de la realidad que han sido aceptadas por la sociedad o por un grupo de personas determinado. No tratan simplemente de vendernos el producto al que hacen referencia, sino que nos venden el éxito social o la competitividad.

Muchas veces en un principio pueden resultar forzados o incluso cómicos, pero al final acaban siendo aceptados.

El anuncio publicitario debe ser representado con un vocabulario tópico, que refleje los valores y argumentos en que se sustenta la marca. Así se crearán unos estereotipos definidos que no aparecen con tanta simplicidad en la realidad.

En definitiva, la publicidad es una de las principales responsables de los estereotipos, ya que a través de muchas estrategias comerciales consiguen establecer modelos de conducta que las personas tratarán de imitar, nos hace creer que si consumimos el producto anunciado conseguiremos obtener las mismas características.

Qué son los estereotipos: gran parte de ellos se refuerza con la publicidad y la información de los medios
Qué son los estereotipos: gran parte de ellos se refuerza con la publicidad y la información de los medios

En el mundo publicitario se suelen hallar diferentes tipos de estereotipos, aunque el principal tiene que ver con el género. Este se utiliza para todo tipo de productos e incluso para aquellos que no tienen nada que ver con él.

Se trata de un estímulo que el receptor acoge de forma positiva y rápida y que permite, cuando se analiza, entender qué son los estereotipos con mayor facilidad.

El rol de la mujer en la publicidad ha sido altamente estereotipado, ya que siempre se la ha representado como esposa, madre, ama de casa o incluso como mujer objeto. Si bien en la actualidad ha habido algunos cambios en este sentido, la imagen de mujer dependiente y débil pero, ante todo, bella.

De esta forma, la mujer se suele mostrar no solo como objeto de deseo del varón sino, como afirma García Oyarzun (2014), como parte del consumo del objeto publicitado.

A pesar de que la objetivación de la mujer sigue siendo abundante en la publicidad, actualmente también empiezan a aparecer ejemplos de la mujer superwoman que no necesita la ayuda del hombre.

En el hombre el estereotipo establecido ejerce mayor presión social hacia una imagen que refleje fuerza, agresividad, dominio, valentía, pero sin descuidar tampoco su aspecto físico. A su vez, son mostrados como poco profundos y muy superficiales, esencialmente incompetentes.

Sin embargo, tanto en el caso de los hombres como en el de las mujeres, uno de valores más explotados es la belleza. Los creativos publicitarios recurren siempre a modelos atractivos para llamar la atención del público y con ello pretenden que el público crea que, al consumir su producto o servicios, su físico será tal y como se muestra en la publicidad y que de esa forma su vida será mejor.

En muchos casos, esa necesidad generada de alcanzar el ideal físico mostrado en la publicidad da lugar a trastornos alimenticios (anorexia, bulimia) y otros problemas psicológicos, sobre todo en adolescentes, que son un blanco fácil para este tipo de presiones.

Qué son los estereotipos:
Qué son los estereotipos: pueden predisponer al desarrollo de conductas nocivas por parte de las audiencias

Dentro de la publicidad infantil, el estereotipo que más se desarrolla es el de los roles de género, marcando supuestas diferencias entre chicos y chicas.

Las niñas suelen ser representadas como obedientes, delicadas y ordenadas, que ayudan a la madre en el hogar asumiendo responsabilidades desde una edad muy temprana. Del mismo modo todos los juguetes enfocados para las niñas tienen relación con el mundo de la cosmética y el hogar.

Por el contrario, los niños suelen mostrarse como inquietos y rebeldes, aunque a su vez son emprendedores. Y de esa forma los juguetes para niños suelen tener que ver con el mundo de la construcción, el automóvil o incluso campos más agresivos como la guerra.

También se suele usar a los niños como gancho para vender productos a los adultos, valiéndose de la simpatía o ternura que producen.

En ocasiones, la publicidad también fomenta ciertos preconceptos raciales, un rasgo muy presente en las piezas publicitarias que permite entender qué son los estereotipos.

De esta forma, la mayoría de las veces pueden llegar a subestimar una raza sobre otra, como sucedió en el anuncio de una cadena de comida rápida en Alemania, que indignó a los mexicanos.​

Además, el físico ideal que muestra la publicidad tiene también ciertos componentes raciales. Esto sucede porque, por norma general, los modelos utilizados no solo comparten entre sí su delgadez y belleza, sino que suelen ser personas con rasgos caucásicos, piel blanca y, muchas veces, pelo rubio y ojos claros.

Esto ayuda a fomentar la idea de que hay una raza más perfecta o superior que el resto.

En resumen, el uso de estereotipos es negativo cuando empiezan a convertirse en prejuicios y condicionantes. Actualmente este problema está empezando a cambiar ya que los consumidores tienen más consciencia sobre este fenómeno pero, aun así, la gran mayoría sigue siendo manipulada por los anunciantes.

¿Qué es un prejuicio?

La definición más precisa de prejuicio indica que es el proceso de formación de un concepto o juicio sobre alguna persona, objeto o idea de manera anticipada. En términos psicológicos, es una actividad mental inconsciente que distorsiona la percepción.

¿Cuál es el origen de los prejuicios?

El prejuicio surge por una conveniencia de la persona que suele tener que ver con reforzar su pensamiento, ya sea para discriminar, descartar o dominar a otras personas o aceptarlas preferentemente, sin tener remordimientos y sin reflexionar si eso es bueno o malo, o si es una opinión objetiva o subjetiva.

En general, es una actitud hostil o, menos frecuentemente, favorable hacia una persona que pertenece a determinado grupo (social, étnico, sexual, político, socioeconómico, ocupacional, religioso, deportivo, etario, de salud o de enfermedad o de cualquier índole, incluso territorial o geográfica) simplemente por el hecho de pertenecer (voluntaria o involuntariamente, consciente o inconscientemente) a ese grupo, en la presunción de que posee las cualidades negativas o positivas atribuidas por muchas personas al mismo.

La opinión se produce primero respecto del grupo prejuiciado y después incorpora al individuo.

Entonces, el prejuicio es una evaluación preconcebida de las personas, una idea preconcebida que se suele tener sobre los otros.

La extensión de las propias experiencias negativas al caso general se puede considerar como sesgo.

En otros casos, está relacionado con el tribalismo. ¿Qué significa esto y qué tiene que ver con qué son los prejuicios y los estereotipos? A los jóvenes de un grupo, en una educación temprana, se enseña que ciertas actitudes y valores son los "correctos".

Se forman opiniones sin sopesar la evidencia en ambos lados del asunto considerado. Muchos comportamientos prejuiciosos se forman en la infancia al emular la forma de pensar y hablar de los mayores, sin intención maliciosa por parte del niño.

El adulto prejuicioso puede incluso sorprenderse al oír una lista de improperios y de sus propias opiniones a medio cocinar sobre ciertos grupos de boca de sus hijos e hijas.

Las bases neuroquímicas de los prejuicios

Desde el punto de vista de la neurociencia social, disciplina recientemente desarrollada, sólo cuando se anticipa una interacción con una persona ajena al grupo la respuesta en la producción de cortisol en el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal a un evento así podrá predecir la manifestación (medida a través de un cuestionario de autoevaluación) de un prejuicio sutil o de uno intenso.

¿El prejuicio es un mecanismo de defensa?

Expertos han sugerido que en determinadas situaciones donde se puede correr cierto riesgo o peligro los prejuicios ayudarían a las personas a protegerse de los mismos mediante un mecanismo de anticipación y una rápida respuesta sin necesidad de emitir un razonamiento.