El misterio de la herencia de Raffaella Carrá: ¿quiénes son los beneficiarios?

El misterio de la herencia de Raffaella Carrá: ¿quiénes son los beneficiarios?
La artista italiana, que murió a principios de julio, dejó numerosas posesiones que no tienen herederos directos ya que no tuvo hijos
Por iProfesional
23.07.2021 12.17hs Recreo

A pesar de haber sido una mega estrella en Italia y otros rincones del planeta Raffaella Carrá siempre mantuvo su vida personal con bajo perfil y cierto misterio continúa ahora a pocas semanas de su muerte.Tal es el caso de su herencia ya que no se sabe quiénes serán los beneficiarios de su patrimonio.

La artista italiana, quien murió a principios de julio a los 78 años, dejó numerosas posesiones que no tienen herederos directos ya que la actriz y cantante no tuvo hijos. En Italia comenzaron a correr rumores sobre quiénes podrían recibir parte de la millonaria herencia de Raffaella Carrá.

Entre los biens que formaban parte de su patrimonio, figuran varias propiedades: un lujoso departamento en el barrio romano de Vigna Clara, donde Raffaella vivió hasta el día de su muerte, además de una mansión en el Monte Argentario, en la región de La Toscana; una casa en el burgo medieval de Montalcino (donde se elabora el famoso vino del mismo nombre) y situada también en La Toscana.

A eso se le suman varias cuentas corrientes, derechos televisivos y por su canciones, todos de altas cifras. Raffaella mantuvo dos largas relaciones sentimentales pero nunca formalizó en casamiento y tampoco tuvo hijos. Sin embargo, la diva adoptó a varios niños de diferentes países del mundo, a los que ayudaba a la distancia.

La herencia de Raffaella Carrá es un misterio:  no se sabe quiénes serán los beneficiarios de su patrimonio
La herencia de Raffaella Carrá es un misterio: no se sabe quiénes serán los beneficiarios de su patrimonio

La incógnita del testamento

Otro misterio planteado luego de su muerte es si existe un testamento, dejado por la diva antes de morir, que defina y detalle quién o quiénes serán los herederos de su fortuna.

En su entorno familiar, hay dos sobrinos, Matteo y Federica Pelloni, hijos de su hermano Renzo quien murió en 2001. Según sus allegados, la artista tenía muy buena relación con ambos. Si no existiera testamento que especificara cómo repartir su patrimonio, a Matteo y Federica les correspondería un tercio de la herencia, por lo menos.

En la prensa italiana se especula con que Raffaella habría dejado detallado que parte de su fortuna la recibieran las tres hijas del productor de televisión Gianni Boncompagni, con quien la actriz y cantante estuvo en pareja durante una década. Boncompagni fue el autor de muchos de sus grandes éxitos musicales.

El bailarín, coreógrafo y director de cine Sergio Japino, también podría recibir parte del patrimonio de Carrá, ya que fueron pareja durante más de 15 años. Si bien se habían separado en los '90, la relación entre ellos continuó profesionalmente y el cariño estaba intacto. De hecho fue Japino, once años menor que Raffaella, quien anunció oficialmente la muerte de la estrella.

Sin embargo, el interés de la artista por los niños más desamparados la llevó a realizar varias adopciones a distancia, en distintos momentos de su vida. Y también se especula con que esos niños, que son decenas en distintos países del mundo, sean en gran parte los beneficiarios de la fortuna que dejó.

Otro misterio planteado luego de su muerte es si existe un testamento
Otro misterio planteado luego de su muerte es si existe un testamento

Poco tiempo antes de morir, Carrà decidió donar un predio de 160 metros cuadrados que funcionaba como gimnasio en una de sus villas de La Toscana, a la Confraternidad de la Misericordia, una institución benéfica que realiza tareas de protección e inclusión social en la infancia.

Según contó el delegado de la organización, Roberto Cerulli, "hace pocas semanas me llevó ante un notario de Roma. Me había llamado unos días antes para decirme que quería donar un inmueble de Porto Santo Stefano". La noticia se dio a conocer días después del fallecimiento de la artista y Cerulli aseguró que se trató de "un regalo de grandísimo valor inmobiliario".