Test psicológico: ¿cómo es realmente la relación con tu pareja?

Test psicológico: ¿cómo es realmente la relación con tu pareja?
Dicen que cada pareja es un mundo. Si querés saber qué tipo de vínculo compartís con tu otra mitad, este test te va a permitir averiguarlo
Por iProfesional
06.02.2021 08.50hs Recreo

Los tests psicológicos muchas veces están diseñados para conocer aspectos de nuestra personalidad, de la manera en la que nos desenvolvemos socialmente y a veces, en el plano amoroso.

¿Qué imagen elegís?

En este caso, la prueba consiste en elegir una de las ilustraciones en la imagen. La seleccionada revelará cómo se desarrolla tu personalidad a la hora de relacionarse con otro y por ende qué relación comparten.

Elegí una figura y descubri como sos en el plano amoroso
Elegí una figura y descubri como sos en el plano amoroso

¿Qué tipo de relación tenés con tu pareja?

Imagen 1: independiente

Sos una persona que desatiende la intimidad, tiene una mayor inclinación por las relaciones con baja implicación emocional. Gozás de tu independencia, dado que tu fuerte narcisismo no te permite ser emocionalmente dependiente de alguien: sos lo mejor de la pareja.

Tenés una visión positiva de vos mismo, y tenés problemas a la hora de confiar en el otro. No te gusta expresar tus sentimientos y emociones, y te cuesta sentir el apoyo del otro. La desconfianza, no obstante, actúan de escudo ante la decepción al evitar una fuerte inversión emocional y mantener un sentido de independencia e invencibilidad.

Imagen 2: relación de seguridad

Priorizá la intimidad y no temas exponerte emocionalmente. Tenés confianza en vos mismo, lo que te permite sentir comodidad en las relaciones íntimas. Esto evoca en la capacidad de mantener una relación muy estrecha con tu pareja sin renunciar a su confianza.

Te destacás por tu linda personalidad, lo que te rodea de gente sensible que normalmente merecés. Contás con una gran capacidad para controlar tus relaciones interpersonales, las cuales se ven equilibradas por la inversión emocional que les depositás.

Imagen 3: relación en temor

Vas a intentar evitar a toda costa la intimidad por tu miedo a la decepción: sentís falta de confianza en vos mismo y en los demás. ¡Cuidado! El miedo a la intimidad puede desembocar en el riesgo de aislamiento social.

Si bien no se siente digno de atención, siempre tratás a los demás como fuentes de desconfianza. Tu manera de resguardarte del rechazo es evitando una fuerte implicación emocional con su pareja, y tendés a interpretar un papel subordinado en las relaciones emocionales. Estos rasgos te llevan a no establecer usualmente un equilibrio entre la relación y la confianza.

Imagen 4: relación de equilibrio

En tu relación, uno no excluye al otro. Es más, eso ayuda a proporcionar equilibrio y mantener estabilidad, además de paciencia personal.

Entre tus cualidades más destacables, se encuentra tu habilidad de fomentar la personalidad del otro sin perecer ante vos. Solés ser generoso a la hora de compartir tus cosas y sos buen mediador cuando encontrás el equilibrio necesario ante un malentendido. Es esa característica la que te designa el rol de apaciguar cualquier discusión con mucha calma y paciencia.

Imagen 5: relación cómplice

Sos una persona que disfruta tener una buena relación con la gente, pero eso a veces te impide vincularte con el resto de la sociedad. Es por eso que es muy importante que salgas y te encuentres con amigos, disfrutando del espacio libre.

A fin de cuentas, para vos amar no implica estar marginado, sino crecer y superar tus metas junto a tu otra mitad. Lo más importante para vos es interactuar con el otro y enfrentarse. Después de todo, tu relación depende mucho del diálogo.

Imagen 6: relación afectada

Si elegiste la sexta imagen, sos una persona que por lo general se involucra de más en las relaciones íntimas. Los consejos para vos son: que te expreses, comuniques tus emociones, confíes en el otro y que sea reciproco, que cuides a tu pareja y la uses como base para la seguridad.

Solés dejar que tu felicidad varíe según la valoración que le asigna tu pareja. Esa dependencia a la aprobación ajena hace que no te sientas merecedor de atención.

Si bien tenés críticas positivas de los demás, no pasa lo mismo a la hora de atoevaluarte. Aunque dependas de tu pareja para mantener una imagen positiva de vos mismo, corrés el riesgo de adoptar un estilo que a veces es demasiado controlador.

Temas relacionados