Conozca las 7 tendencias tecnológicas que anticipan la era post digital en los negocios

Conozca las 7 tendencias tecnológicas que anticipan la era post digital en los negocios
Un reciente informe de Deloitte, al que tuvo acceso iProfesional.com, señala cómo las empresas se verán afectadas por la masificación de la movilidad
Por Cesar Dergarabedian
23.08.2012 10.09hs Tecnología

Todos los años la consultora Deloitte elabora un reporte que examina las nuevas tendencias en tecnología que tienen mayor repercusión en las empresas. 

El tema seleccionado para este período fue: “Elevando las tecnologías de información a los negocios digitales”, donde se analizan los impactos de las diferentes fuerzas del sector.

El último informe, al que tuvo acceso iProfesional.com, señala siete tendencias agrupadas en dos categorías: disociadores y habilitadores.

La primera representa a las tecnologías que pueden crear una ruptura sostenida que resulta positiva para las capacidades de las tecnologías de información, la operación de las compañías y, en algunas oportunidades, para los modelos del negocio.

En la segunda (los habilitadores), donde muchos directores de informática (CIO, sigla en inglés) han invertido tiempo y esfuerzo, este año requieren de otra visión debido a nuevos desarrollos. 

Estas tecnologías habilitadoras pueden ser más evolucionarias que revolucionarias, pero su potencial se centra en elevar los negocios a través de estas herramientas.

Estas tendencias anuncian la llegada de la era post-digital en el modelo estructural de las diferentes organizaciones.

Empresas socialesLa consolidación de las compañías como empresas sociales se encuentra en sus etapas iniciales y aún algunos líderes sobrestiman el impacto positivo que tienen en los negocios, señala el informe de Deloitte. 

Si bien las empresas líderes comienzan a aplicar tecnologías sociales como colaboración, comunicación y administración de contenidos en redes sociales, se debe entender que el cambio no se trata únicamente del uso de herramientas y tecnologías.

Las firmas deben repensar sus procesos y capacidades con un foco social con el objetivo de diseñar nuevas formas de generar valor de manera rápida. 

Esto es posible si logran reestructurar sus procesos operativos a través del compromiso, la personalización de sus mensajes, promociones comerciales y productos, para que estos se acomoden idóneamente a las expectativas y deseos planteados por los diferentes individuos y comunidades que conforman la sociedad universal.

El concepto de conciencia social podría entonces ceder su espacio al de empoderamiento social, contribuyendo así a ubicar a las personas en el centro de los negocios.

LudificaciónEsta tendencia consiste en tomar la esencia de los juegos (diversión, juego y pasión) y aplicarla a la vida real. 

En el ámbito de las compañías significa diseñar soluciones usando estos principios, a través de la interacción con las generaciones futuras en su lenguaje nativo y con las camadas actuales que se han visto seducidas por el atractivo visual que presentan los juegos modernos.

Esta tendencia está invadiendo las firmas desde tres frentes de batalla diferentes: 

  • En primer lugar, la mayoría de los trabajadores actuales crecieron bajo la marcada influencia de los juegos de video y las tecnologías de consumo
  • En segundo lugar termino se encuentra la creciente expansión que hoy experimentan las tecnologías móviles, sociales y en la nube en todos los niveles empresariales
  • En última posición están los esfuerzos continuados que emprenden las empresas para mejorar la ejecución y el desempeño de sus procesos de negocios a través de la tecnología.

A medida que se continúan construyendo los pilares sobre los cuales descansará el puente que unirá nuestro presente con la era post-digital, las organizaciones están realizando grandes apuestas para sacar el mayor beneficio posible de esta revolucionaria transformación.

Masificación de la movilidad empresarialLos rápidos desarrollos tecnológicos en conectividades inalámbricas y dispositivos portátiles marcan el comienzo de la revolución móvil

En la actualidad, esto ha alcanzado los negocios y la mayoría de las organizaciones emprenden iniciativas móviles en todas sus unidades de negocio, regiones y en cada uno de sus departamentos. 

La movilidad se está convirtiendo aceleradamente en uno de los más importantes campos de batalla para la innovación en los proyectos. 

Los modelos operativos de las compañías están siendo delineados y diagramados nuevamente, con el fin de satisfacer las nuevas necesidades de sus consumidores, empleados y socios comerciales

Esta transformación, según Deloitte, ejerce una enorme presión sobre los CIO, pues son ellos quienes deben determinar si las soluciones móviles disponibles son aptas para el funcionamiento global de sus respectivas empresas. 

A pesar de que existe la premura por poner en acción esta revolucionaria transición, es necesario que se tengan presentes conceptos esenciales como confiabilidad, seguridad, desempeño y mantenimiento

Sin embargo, no hay excusas, según la consultora, para no embarcarse en el tren de la movilidad dentro de las firmas. 

“La revolución ya está en marcha y todas las empresas del planeta deberían estar explorando la manera de operar dentro de un universo móvil, una vez que todas las limitaciones físicas y geográficas hayan sido definitivamente erradicadas”, afirma la investigación, que advierte lo siguiente:

“Todo CIO debería ser consciente y tener una visión clara de que, en la actualidad, cada cliente, cada trabajador y cada proveedor es un ser híper-productivo, híper-disponible e híper-participativo.

Nubes hiper-híbridasHoy en día, las denominadas “nubes híper-híbridas” constituyen una versión avanzada de los servicios en la nube que se han prestado durante las etapas iniciales de su adopción.

Pero el enfoque está cambiando rápidamente y este tipo de tecnología se está convirtiendo en la norma para las diversas arquitecturas que sostienen estas prestaciones vía Internet. 

Organizaciones de todo tipo están siguiendo la tendencia de adoptar nubes híper-híbridas. Por ejemplo, las nuevas empresas suelen tener una mentalidad corporativa donde prima la adopción de tecnologías cloud. Estas compañías dan prioridad al gasto que contempla el ofrecimiento de servicios y productos dirigidos directamente al mercado, en lugar de destinarlo a actividades que demandan grandes inversiones de capital, como centros de datos, infraestructura y software de instalación física y operable bajo licencia. 

De hecho, este tipo de organizaciones está fijando los estándares para los ambientes hiper-híbridos, al utilizarlos como base para el diseño de sus estructuras operativas y sus modelos de entrega de productos y servicios de informática. 

A su vez, las empresas de mayor tamaño están analizando cómo los servicios en la nube poseen la capacidad para expandir y mejorar sus inversiones previas en soluciones ERP y legacy

De esta manera, los sistemas principales desarrollados internamente podrían constituir la base sobre la cual se implementarían las tecnologías emergentes, evitando sacrificar aspectos tales como el control empresarial y el cumplimiento normativo. 

Gracias a este nivel de flexibilidad, las organizaciones que logren tender puentes entre las nubes híper-híbridas y sus sistemas principales, estarán idóneamente posicionadas para incrementar sus niveles de desempeño en la nueva ola de innovación digital.

Potenciación de los usuariosLas fuerzas que promueven la potenciación de los usuarios usualmente despiertan una actitud pesimista e incluso combativa entre los CIO de las firmas, quienes se plantean interrogantes como los siguientes: 

  • ¿No es acaso suficiente que mantengamos los sistemas en operación? 
  • ¿Acaso los usuarios han tenido algún problema para realizar su trabajo con la experiencia que ofrecen los ERP y los sistemas parametrizados a gran escala? 
  • Los clientes pueden estar exigiendo nuevas funcionalidades, pero el panorama actual aún funciona. Entonces, ¿es realmente necesario que yo deba realizar ahora grandes esfuerzos por crear soluciones singularmente atractivas y vinculantes?

La respuesta a todos estos interrogantes es, sin lugar a duda, afirmativa, según Deloitte, pues las expectativas que genera la tecnología han cambiado de manera irreversible.

Ahora, que los parámetros tecnológicos se elevan ininterrumpida y vertiginosamente, en una carrera irrefrenable hacia la perfección, es bastante improbable que los usuarios se resignen a aceptar que sus experiencias a nivel profesional sean menos atractivas que las ya disponibles en su vida personal. 

De hecho, ya existen los medios para eludir el uso de los sistemas básicos de informática. 

Los capitales están fluyendo hacia aquellos proyectos que promueven el desarrollo de aplicaciones móviles y el suministro de soluciones en la nube, dirigidas a cada persona, cada proceso y cada función laboral en particular. 

Además, las inversiones en estas nuevas herramientas están acaparando agresivamente las cuotas presupuestales que las empresas destinan al desarrollo de sus departamentos de tecnología de la información.

En consecuencia, los CIO deberán replantearse la manera de evolucionar los servicios de tecnología de la información que ofrecen, comenzando por ajustarse decididamente a los requerimientos de los usuarios. 

También tendrán que generar ideas y diseños creativos para los modelos de producción; evitar la imposición de restricciones de uso; y promover servicios que orienten y animen la adopción de aplicaciones de alcance semi-empresarial. 

Por último, deberán aspirar a ofrecer soluciones innovadoras, intuitivas, simples y utilizables que sacarán provecho de la potenciación de los clientes y se traducirán en niveles superiores de desempeño empresarial.

Los gestores de grandes volúmenes de datos hacen su aparición en escena

La explosión de soluciones que manejan grandes volúmenes de datos (del tipo “big data”) era solo una cuestión de tiempo, algo sencillamente inevitable, según recuerda Deloitte.

Y entonces, algo que parecía de ciencia ficción se convirtió en un evento de ocurrencia cotidiana. 

En la actualidad se manejan datos en términos difíciles de cuantificar y se emplean expresiones tales como exabytes, zettabytes y yottabytes. 

La disponibilidad de sensores, dispositivos móviles y flujos constantes de comunicaciones no estructuradas ha posibilitado la existencia de un omnipotente recolector digital donde se encuentran todas las informaciones que indican quiénes somos, dónde vivimos, trabajamos y jugamos.

Ahora es posible extraer nuevas y poderosas percepciones a partir de gigantescos cúmulos de datos que generan valor, especialmente para aquellos que cuentan con la capacidad para materializar los beneficios que se derivan de detectar señales entre el ruido, dar significado a las mismas y traducirlas en acciones. 

Por ende, es necesario enfocarse en los aspectos específicos que se asocian a determinados problemas de negocios que, además de estar bien definidos, deberían generan resultados medibles.

De esta forma, las organizaciones que logren procesar los enormes volúmenes de datos hoy disponibles, podrán disfrutar de grandes ventajas competitivas, tanto en el 2012 como en los años por venir.

Visualización geoespacialLa localización física, más que un simple concepto de omnipresencia, es un atributo significativo y susceptible de interpretación. 

La creación de modelos visuales e interactivos de parámetros complejos, basados en la ubicación de los involucrados, tienen el potencial para multiplicar el poder de las soluciones de análisis de datos. 

Las organizaciones que puedan combinar la explosión de las informaciones sustentadas en la posición física con el poder que ofrecen los análisis geoespaciales y la amplia accesibilidad a visualizaciones, podrán ofrecer un revolucionario soporte a los procesos de toma de decisiones y alcanzar niveles jamás imaginados hasta la fecha.

Sin embargo, los datos geocodificados y las elaboradas capas de presentación no son suficientes para aprovechar plenamente dicho potencial. 

Bajo formas aparentemente simples yacen complejos modelos analíticos y disciplinas de gestión de referencias.

La visualización, como tantos otros aspectos de los negocios, debería estar basada en objetivos concretos y cuestionamientos bien definidos que puedan beneficiarse efectivamente del análisis geoespacial.

También tendría que ser puesta a prueba por quienes cuentan con la experiencia específica para analizar y comunicar apropiadamente los datos que toman en consideración los aspectos inherentes a la localización física.

El siguiente escalón: la era post-digitalLas tendencias observadas el presente año son manifestaciones y aplicaciones de las fuerzas digitales hoy vigentes, como las herramientas analíticas, movilidad, negocios sociales, computación en la nube y seguridad cibernética. 

A medida que se vislumbra cómo los patrones de adopción de estas tendencias se aceleran, desde Deloitte pronostican una época en la cual estas fuerzas madurarán y serán comúnmente implementadas e integradas.

Será un proceso, no de imposición, sino de sutil asimilación, en el cual se generarán nuevas directrices y estándares. Será entonces cuando se ingrese efectivamente a la era post-digital

En la época post-industrial, las empresas no dejaron de lado a la industrialización; simplemente, la convirtieron en su nueva norma. 

La era post-digital está siguiendo un patrón similar, pero se diferencia en el hecho de que busca apalancar la digitalización versus la industrialización. 

Las empresas post-digitales serán aquellas organizaciones que triunfarán en ese futuro por venir, en el cual los modelos operacionales y de negocios, e incluso los mercados e industrias en sí, se verán dramáticamente transformados.

Actualmente, cada una de las tendencias citadas anteriormente resulta valiosa a escala individual.

Pero la combinación de dos, tres o más, podría acelerar el avance hacia el logro de este nuevo conjunto de capacidades empresariales, habilitando un novedoso paquete de reglas de negocios que serían aplicables a las operaciones, desempeño y competitividad de las empresas.