Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

La Argentina ahora está en la mira por las masivas violaciones al régimen de la propiedad intelectual

La Argentina ahora está en la mira por las masivas violaciones al régimen de la propiedad intelectual
Programas de software ilegales provocan pérdidas millonarias en dólares. Y en el caso de la música a través de Internet, equivale al 99% del mercado
27.04.2011 09.00hs Tecnología

“La piratería ya es un problema nacional que debe identificarse como prioritario y los argentinos debemos generar una lucha frontal –con educación, aplicación de las leyes y el ejemplo– si queremos realmente generar bienestar socio-económico en el país”.

La autora de esta afirmación es María de Monserrat Guitart-Piguillém, apoderada de los miembros de la Business Software Alliance (BSA), en el marco de la celebración del Día Mundial de la Propiedad Intelectual este 26 de abril.

La penetración de la copia ilegal es tal que la Argentina está bajo la mira de un organismo antipiratería relacionado al Gobierno estadounidense.

Las denominadas Industrias Protegidas por el Derecho de Autor (IPDA) tienen un impacto positivo en el crecimiento económico de los países del Mercosur, al cual pertenece la Argentina, porque representan entre el 2% y el 6% del PBI, según el Observatorio Iberoamericano de Derecho de Autor (ODAI) (http://www.odai.org), generando entre el 3% y 5% del total del empleo.

Un reciente reporte de la Alianza Internacional para la Propiedad Intelectual (IIPA, por sus siglas en inglés) muestra cómo el problema de la piratería creció profundamente en la Argentina en los diversos sectores productivos, anulando la capacidad de las industrias protegidas para generar bienestar y desarrollo:

  • En el país el 72% de los programas de software son ilegales, según las investigaciones de la consultora International Data Corporation (IDC), lo que representa pérdidas anuales cercanas a los u$s438 millones.
  • Si la piratería de programas de software se redujera en 10 puntos, se podrían generar 4.420 empleos, u$s949 millones adicionales en ventas y u$s202 millones en impuestos.
  • En el caso de la música, el pirateado de canciones a través de Internet equivale al 99% del mercado. Más de mil millones de canciones son descargadas de manera ilegal a través de Internet.
  • Existen lugares o superficies como La Salada, con más de 185 mil metros cuadrados y cerca de 50 mil visitantes diarios, un icono de la copia ilegal.
  • Los productores de la industria del cine y la televisión, agrupados en la IFTA (por sus siglas en inglés), en su mayoría pequeñas y medianas empresas, denunciaron el daño que genera la venta ilegal de las películas en DVD en lugares de alto tránsito y a vista de las autoridades; entre otras situaciones de riesgo que destaca el informe.

“Este 26 de abril, día Mundial de la Propiedad Intelectual nos debe servir a todos para reflexionar que la ilegalidad si tiene un impacto real en nuestra economía, su protección es como una necesidad evidente y por ese requiere una acción profunda y dedicada del Estado, trabajando de manera conjunta con todos los sectores involucrados” concluyó Guitart-Piguillém.

La Business Software Alliance (www.bsa.org) es vocera de la industria del software comercial y sus socios de la industria del hardware ante los gobiernos y en el mercado internacional.

Los miembros de la BSA en América latina incluyen a Adobe, Apple, Autodesk, Corel, Dassault Systèmes, Microsoft, Progress Software, Quest Software, Siemens y Symantec.

En la mira
La IIPA recomendó al Gobierno de los Estados Unidos mantener la calificación de la Argentina en materia de Derechos de Autor y Propiedad Intelectual al colocarla en la Lista de Vigilancia Especial 301. 

Esta nómina es un análisis sobre la protección de los derechos de propiedad intelectual alrededor del mundo elaborado por la oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos.

“Si bien es destacable el rol de las actividades de control desarrolladas por las autoridades nacionales durante el año 2010, las recomendaciones de la IIPA ponen de manifiesto la necesidad de reforzar los esfuerzos realizados contra la piratería trabajando conjuntamente los sectores públicos y privados”, comentó Guitart-Piguillém.

Entre los principales puntos, la IIPA recomienda al Gobierno nacional y a los Gobiernos provinciales fomentar campañas de prioridad para identificación de distribuidores y puntos de ventas (por ejemplo, La Salada) y de esta manera poner fin  a los lugares en Infracción. Por otra parte, propone aumentar la penalización a dos años, ya que actualmente es de solo un mes.

El informe de la IIPA contiene comentarios y recomendaciones de los principales gremios afectados por la piratería.

La decisión final de la calificación de los países será comunicada por la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR) este mes. Esta repartición identifica anualmente a los países que no confieren protección a los derechos de propiedad intelectual.

La clasificación de los territorios en base a los parámetros anteriores se realiza en tres categorías:

  • País extranjero prioritario.
  • Lista de vigilancia prioritaria.
  • Lista de vigilancia.

La primera categoría representa la peor situación. Las otras dos indican que en un país existen problemas particulares con respecto a la protección de los derechos de propiedad intelectual, el cumplimiento de las leyes o en el acceso al mercado de personas.

Guitart-Piguillém recordó que, según el Informe de Consumo de productos falsificados en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) realizado por la cámara AmCham y la consultora Ipsos, seis de cada diez personas afirmaron que compraron CD, DVD, películas o libros piratas.

Para esta abogada, “el derecho a la propiedad, como el caso de la propiedad intelectual, no es excluyente al desarrollo o al avance de la cultura, nada más efímero. Es la garantía de que nuestros creadores sigan investigando, desarrollando, produciendo, haciendo empresa, para generar productos con valor agregado que posicionen a la Argentina en mercados calificados”.

La letrada señaló que si se desea “realmente bajar la piratería, debemos trabajar conjuntamente los sectores públicos y privados. Los primeros haciendo cumplir las leyes ya existentes y generando mecanismos de control efectivos; los otros, generando un campo de colaboración y haciendo conocer  los beneficios que la legalidad trae a  los usuarios, desarrollando también esquemas alternativos de fácil acceso cultural y tecnológico a más personas.

Otro enfoque
Existen otros enfoques sobre la cuestión de la propiedad intelectual, en especial en relación al conocimiento e Internet, que podrán conocerse este 26 de abril, en un evento el Centro Cultural de la Cooperación, en Buenos Aires.

Allí se reflexionará sobre el impacto de las leyes en proyectos culturales como Wikipedia, que con más de 18 millones de artículos en 270 idiomas, es el proyecto de cultura libre más grande, visible y exitoso del mundo.

Habrá un taller sobre "Wikipedia, ¿qué, cómo, quién?", donde se explicarán los primeros pasos para participar en Wikipedia y sus proyectos hermanos.

En paralelo, habrá otro espacio similar sobre Licencias Creative Commons, el marco legal que resguarda la libertad de los proyectos de esta iniciativa.

También se realizará el lanzamiento oficial del nuevo sitio Creative Commons en la Argentina, una propuesta que plantea un ejercicio del derecho de autor más abierto y amplio, para permitir la libre circulación de las obras, en especial, aquellas obras digitalizadas disponibles Internet.

Además se ofrecerá una charla plenaria sobre los impactos de la Ley 11723 en diferentes áreas, especialmente, bibliotecas, mundo académico, músicos y wikipedistas.

Para Wikimedia Argentina, la modificación de esa norma “es indispensable, ya que su rigidez impide el uso de imágenes de obras de arte, y otras obras culturales en los proyectos”.

Para este grupo, “uno de los problemas centrales” en el país “es no contar con la denominada Libertad de Panorama, lo que implica que no podemos usar fotografías de monumentos y obras de arte del espacio público en los proyectos como Commons y Wikipedia”. 

Por ejemplo, aseguran que el Monumento a la Bandera de Rosario o la Floralis Genérica en Buenos Aires, emblemas de dos ciudades importantes, tienen prohibida su reproducción fotográfica por razones de copyright.

“Otro impacto negativo grave se registró cuando en 2009, el Congreso nacional extendió el monopolio sobre fonogramas, devolviendo al domino privado obras que ya estaban en dominio público. Muchas obras musicales del patrimonio argentino debieron ser retiradas de las páginas de Wikipedia”, advirtieron.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Te puede interesar