Más artículos

El Gobierno comenzó a dar los primeros pasos de su "holding" informático estatal

El Gobierno comenzó a dar los primeros pasos de su "holding" informático estatal
El Poder Ejecutivo inició un proceso para manejar en forma concentrada la contratación de las licencias de los programas que utiliza
20.10.2010 19.30hs Tecnología

El Estado es el principal consumidor de programas informáticos, pero la contratación y administración de las licencias de estas aplicaciones se realizaba, hasta este año, en forma descentralizada. De esta manera, perdí­a fuerza de negociación con grandes proveedores, como Microsoft y Oracle.

A partir de la tarea del subsecretario de Tecnologí­as de Gestión, Eduardo Thill, en 2009, en el ámbito de la Jefatura de Gabinete de ministros, comenzó a trabajarse en la visión del Estado como un "holding" que contrata servicios informáticos en forma directa con sus grandes proveedores.

Esta visión comenzó a concretarse este año con la firma de acuerdos marcos con grandes proveedores de software. Los dos primeros convenios fueron suscriptos con Microsoft y Red Hat.

En declaraciones a iProfesional.com, Thill definió esta visión del Estado con un término habitual en ambientes empresarios: "Es como si fuera un holding", por la cual ahora no se considera a "cada unidad" del Estado "como una empresa separada".

El argumento del funcionario es práctico: "No entiendo por qué si soy un ministerio determinado tengo un costo por un servicio privado diferente al que puede tener otro ministerio".

Thill equiparó al tratamiento de "holding" como aquél que recibe una corporación. La razón es que las diferentes empresas le venden al Estado por separado. Así­ establecen condiciones de servicio y de prestación distintas.

Los convenios alcanzan a todos los organismos de la Administración Pública Nacional (APN). Por lo tanto, cuando uno de ellos requiera de software tendrá que adecuarse a las pautas de los convenios marco, lo mismo para las empresas.

¿Qué pasa si pide un software exclusivo de un fabricante? Deberá demostrar y justificar las razones para hacerlo, aunque Thill (en la foto inferior) aclaró que esto no significa que se hagan adquisiciones centralizadas porque cada unidad financiera seguirá a cargo de las compras.

No hay excepciones en cuanto a esta polí­tica centralizada: productos de software, sistemas operativos, motores de base de datos, herramientas de oficina.

Además de los acuerdos con Microsoft y Red Hat, se le suma Oracle, y la idea oficial es avanzar con empresas de hardware como IBM, Dell y HP.

En el caso de Microsoft, el convenio incluye un precio por tres años para licencias de software, y permite fijar condiciones comerciales y de prestación que son de uso común para todos los organismos.

Los acuerdos marcos entre la Subsecretarí­a de Tecnologí­as de Gestión y las empresas se enmarcan en "la definición de polí­ticas claras de adquisición de licencias de software para el sector público, a partir de la concepción de la administración como un único cliente".

Los convenios se firman con empresas que "consideren al Estado como una sola entidad, no como organismos aislados". El propósito es contar con acuerdos con todas las empresas. No sólo convocarlos, sino que las mismas firmas propongan al Poder Ejecutivo alternativas para avanzar en este propósito.

Desde el Estado se reconoce "el rol fundamental de las empresas en el desarrollo de la Agenda Digital", un conjunto de planes e iniciativas tecnológicas que el 7 de mayo de 2009 lanzó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Sin embargo, la actualización de estos programas generados en el ámbito privado puede ser encarada como un desarrollo propio o no por el Poder Ejecutivo, siempre y cuando no se convierta en cautivo de una empresa determinada.

"La falta de un marco adecuado por la ausencia de convenios impide avanzar en este sentido. Con el propósito de proteger la libre competencia y el mercado, se pondrá especial atención en no resultar cautivos de alguna empresa", se justificaba desde el Estado en un documento de discusión en el ámbito de la Agenda Digital, donde estuvieron presentes funcionarios, académicos, investigadores y empresarios tecnológicos.

Software libre
Desde el Poder Ejecutivo, Aní­bal Fernández, superior de Thill, profundizó este año su apuesta por el software libre. El jueves último el jefe de Gabinete firmó un acuerdo con Red Hat para la promoción del uso de programas de código abierto en la administración pública.

El convenio permitirá la migración de soluciones informáticas que ya tiene en uso la administración pública a una plataforma de "open source", lo que le posibilitará al Estado ahorros por pagos de licencias.

"Este convenio marco va a permitir que el Estado se presente como un todo, no como distintos usuarios en cada ministerio, para poder desarrollar herramientas open source (código abierto)", señaló Fernández, tras firmar el acuerdo con Red Hat, una empresa con sede en los Estados Unidos que encabeza el mercado mundial de soluciones de código abierto.

El funcionario precisó que el 60% de los programas operativos que utiliza el Estado argentino "son software de uso público" por los que no se pagan regalí­as.

"Queremos reivindicar esa situación. Eso no necesita compra, no necesita licitación, porque se comienza y se desarrolla desde lo público para lo público", destacó Fernández.

La apuesta por el software libre, por el lado del jefe de Gabinete, tiene como antecedente más reciente su presencia el 7 de septiembre en una conferencia sobre el tema en Buenos Aires.

El funcionario fue claro en esa ocasión al hablar en la Biblioteca nacional, donde sesionó la Primera Conferencia Internacional de Software Libre de la Argentina (CISL2010 Argentina): "El software libre tiene que ser una polí­tica de fondo".

Fernández reconoció que la Argentina viene "muy rezagada" con respecto a otros paí­ses en su adopción, por lo que realizó una convocatoria: "Necesitamos todo el apoyo de la comunidad de software libre del paí­s".

El jefe de Gabinete brindó un dato de ese retraso: el 80% de las computadoras personales (PC) del Estado tienen Windows, aunque prometió que capacitará a los empleados públicos en estos programas cuyo sí­mbolo, en el caso de Linux, es un pingí¼ino.

Pero los programas de código abierto tienen su fortaleza en los ambientes gubernamentales de misiones crí­ticas. "Con nuestro equipo estamos trabajando en este tema desde el 2002 y, en la actualidad, más del 60% de los sistemas operativos de los servidores de la administración pública nacional utilizan software libre", sostuvo el jefe de Gabinete.

En ese sentido, remarcó que no se trata de una cuestión de gastos. "El costo de licencia es un tema menor", opinó. En cambio, subrayó que el valor está puesto en "la soberaní­a de los recursos del Estado, por un lado, y la libertad de usar los programas y modificarlos según nuestras necesidades, por el otro. í‰sta es la filosofí­a que nosotros sostenemos, el compromiso y la vocación del Estado de desarrollar estas herramientas".

Contexto
El movimiento del software libre mantiene, desde hace varios años, una discusión con los fabricantes de los programas informáticos bajo licencias privadas en torno a las aplicaciones que se utilizan en el Estado en sus diferentes niveles.

En el marco de esa puja, un grupo de diputados oficialistas y opositores trabaja desde hace un par de años en proyectos de leyes que fomentan el uso del software libre en la administración pública nacional.

El tema es estratégico para el sector del software y los servicios informáticos (SSI), porque el Estado nacional es el principal consumidor y cliente de tecnologí­as corporativo del paí­s.

Desde la cámara que nuclea a las empresas (CESSI), advierten que se debe resguardar el principio de "neutralidad tecnológica", sin favorecer algún modelo especí­fico de licenciamiento de software.

El software libre ya está presente en algunas áreas del Estado, en especial, en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES). De hecho, todas las aplicaciones de infraestructura en la AFIP se desarrollan con software libre.

Aplicaciones gráficas, de telemetrí­a, seguridad y monitoreo, así­ como la mayorí­a de los programas en este organismo, corren sobre este tipo de programa, incluidos aquellos de misión crí­tica, como la recepción de declaraciones juradas y pagos.

César Dergarabedian
©
iProfesional.com

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Tecnología en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Te puede interesar
Zoom Recomendadas