El Gobierno suspendió el convenio de compensación firmado por Macri en favor de Edenor y Edesur

El Gobierno suspendió el convenio de compensación firmado por Macri en favor de Edenor y Edesur
Una auditoría del ENRE concluyó que las dos sociedades recibieron más recursos por subsidios que por lo que ahora reclaman como "ingresos no percibidos".
Por iProfesional
21.09.2021 14.16hs Negocios

El Gobierno decidió dejar sin efecto el convenio de compensación firmado por el gobierno de Mauricio Macri en favor de las distribuidoras Edenor y Edesur, e iniciar acciones judiciales ya que consideró "lesivo" ese acuerdo firmado en mayo del 2019.

Entre 2006 y 2015, las tarifas de electricidad en Capital Federal y el Gran Buenos Aires estuvieron congeladas y el Estado "compensó" a las prestatarias, Edenor y Edesur, con transferencias directas, entendidas como salario diferido para el conjunto de usuarios y usuarias.

A partir de la asunción de Mauricio Macri al Gobierno, las empresas reclamaron lo que suponían un perjuicio por el congelamiento de esas tarifas y la descompensación con lo que recibieron de parte del Gobierno.

Macri y el entonces Secretario de Energía, Gustavo Lopetegui firmaron con las dos distribuidoras del AMBA un acuerdo en el que concluyeron que de haberse ajustado la tarifa durante aquellos años, Edenor debería haber incrementado sus ingresos en $56.946 millones y Edesur en $44.067 millones.

Esto es lo que reclamaron el año pasado, sumado a los "ingresos no percibidos" durante la pandemia.

Una auditoría del Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE), concluyó que las dos sociedades recibieron más recursos por subsidios que por lo que ahora reclaman como "ingresos no percibidos".

Ahora, el ministro de Economía, Martín Guzmán, rechazó a través de la Resolución 590/2021 por "considerar lesivo al interés general" el Acuerdo, instruir a la Dirección de Asuntos Contenciosos de Energía "que inicie acción judicial de lesividad contra las distribuidoras eléctricas" Edenor y Edesur, suspender "la ejecución de las obligaciones originadas en el Convenio" y dar vista al Enre y la Oficina Anticorrupción.

La duda ahora es su las distribuidoras entrarían en un rojo contable, porque computaron como ingresos lo que ahora reclaman.

El balance de Edenor

A pesar del cambio de propietario, de un incipiente crecimiento de la demanda de electricidad y de los últimos aumentos tarifarios autorizados por el Gobierno, Edenor sigue atravesando una fuerte crisis financiera, con balances en rojo que se acumulan período tras período.

La mayor distribuidora del país, ahora controlada por una sociedad liderada por Daniel Vila; José Luis Manzano y Mauricio Filiberti, acumuló una pérdida de $11.636 millones durante los primeros seis meses del año contra los $2.557 millones que había perdido en el mismo período del 2020.

Los datos fueron publicados por la empresa el mismo día en que el Gobierno decidió aprobar una suba del 2,98% en la tarifa pero que sólo impacta a 721 clientes de la compañía, conocidos como GUDIS, del segmento de los grandes usuarios de electricidad.

De hecho, el incremento no representa aumento alguno en los ingresos de Edenor sino que corresponde a la actualización del precio estacional de la energía mayorista que no modifica ni cambia las tarifas residenciales como tampoco de los hogares.

Esta actualización tampoco se refleja en el balance semestral que la empresa acaba de dar a conocer con una fuerte suba de sus pérdidas que sus ejecutivos atribuyen principalmente por al deterioro del margen bruto y del resultado operativo afectados por factores impositivos y de pago de deuda a organismos del Estado.

El primer caso se vincula con el impacto del cambio en la alícuota del Impuesto a las Ganancias que supuso una pérdida adicional por $7.473 millones, a lo que se suma un mayor cargo financiero originado por el diferimiento del pago de las obligaciones con el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).

La pérdida no fue mayor gracias a que pudo compensar parcialmente sus resultados por una mayor ganancia por exposición a la inflación del primer semestre que acumula un 25,3%.

Si se desglosa la cifra por la cantidad de días transcurridos entre enero y junio pasado, Edenor viene perdiendo a razón de $6,4 millones cada 24 horas o, lo que es lo mismo, $1.939 millones por mes.

Es más, el rojo de este primer semestre es solamente menor en $6.062 millones que los $17.698 millones negativos que acumularon sus estados financieros de todo el 2020, con lo cual en el mercado entienden que el resultado final del 2021 podría ser mayor al del año pasado.

en lo que va del año, Edenor acumula pérdidas por $6,4 millones diarios
En lo que va del año, Edenor acumula pérdidas por $6,4 millones diarios

De hecho, con este nivel de pérdida, Edenor es actualmente la distribuidora de servicios de luz y gas que peor performance financiera evidencia durante lo que va del año si se tiene en cuenta que Edesur perdió $833 millones, mientras que Metrogas sumó un balance semestral negativo por $4.692 millones.

Frente a este escenario cobra mayor relevancia el apoyo que obtuvieron sus accionistas a fines de julio pasado para estirar los plazos de recompra de una serie de Obligaciones Negociables (ON) que vencen el 25 de octubre de 2022 por un total de u$300 millones de los cuales en circulación todavía quedan u$s98 millones.

Se trata de una "Solicitud de Consentimiento" que fue lograda para diferir la obligación de pago contenida en el contrato de fideicomiso del 25 de octubre de 2010 firmado entre Edenor y The Bank of New York para lanzar la recompra de ONs a tasa fija de 9,75% con vencimiento a fines de octubre del año próximo.

Concretamente, y gracias al apoyo mayoritario de los tenedores de estas ON, alcanzó la dispensa de la cláusula de cambio de control, concluyendo el proceso en tiempo y forma. Es decir, todos los vencimientos y condiciones de la ON 9,75% 2022 se mantienen sin ninguna variación con respecto a los términos originales.

Casi de manera simultánea, la compañía anunció el de una oferta pública de adquisición obligatoria de acciones Clase B y Clase C que cotizan en los mercados de capitales en el marco de una operación a la que está obligada por las normas legales que rigen la compra de la compañía que pertenecía a Pampa Energía por parte de la Empresa de Energía del Cono Sur.

Inversiones crecientes

Más allá del nuevo balance negativo que la empresa informa para el primer semestre de este año, sus nuevos dueños mantuvieron el perfil de negocios con inversiones por $6.170 millones entre enero y junio pasados que representan un incremento del 4% en términos reales respecto del mismo período del año anterior.

Así lo detalla la compañía en su informe enviado a la Comisión Nacional de Valores (CNV), en el cual también destaca que el plan ejecutado en los últimos años "muestra resultados que se reflejan en una continua mejora en la calidad del servicio, al reducir la duración y frecuencia de los cortes desde 2014, y cumpliendo así los requerimientos regulatorios previstos en la última revisión tarifaria integral, incluso superando este año los indicadores de calidad exigidos por el regulador para el fin del período tarifario en febrero 2022".

Edenor sostiene también que "continúa garantizando el servicio eléctrico a todos sus clientes", a pesar de que la pandemia supuso un desafío para toda la sociedad, y en especial para las compañías de servicios públicos.

A pesar de las pérdidas, Edenor incrementó sus inversiones para mejorar la calidad de sus servicios
A pesar de las pérdidas, Edenor incrementó sus inversiones para mejorar la calidad de sus servicios

"Edenor llevó adelante un programa de cuidado de empleados, contratistas y clientes, aplicando estrictos protocolos de higiene, seguridad y salud para cada una de las actividades consideradas esenciales. Al mismo tiempo, se optimizaron y mejoraron los canales digitales de atención y comunicación con el cliente. Una muestra de ello es que la app edenordigital es utilizada hoy por más de la mitad de los hogares, comercios e industrias de nuestra área de concesión", agregó la compañía.

En cuanto a los principales indicadores financieros, durante este semestre Edenor también registró ingresos menores en un 21% en términos reales a pesar de sus volúmenes de energía vendida se mantuvieron constantes.

Su margen bruto, denominado Valor Agregado de Distribución (VAD), cayó un 18% y su EBIT resultó en una pérdida de $1.643 millones, en línea con la disminución del margen bruto, "reflejando la falta de actualización de los ingresos en un contexto de altos índices de inflación que generan el incremento de los costos operativos", tal como la empresa informa en su documento.

Con relación a sus indicadores operativos revelan un aumento de sus ventas de energía de un 6,8%, alcanzando 10.674 GWh en comparación con los 9.994 GWh vendidos durante el semestre del 2020 con un incremento en clientes residenciales, sector que creció 1,8% en relación, principalmente por el aumento de usuarios de tarifa residencial y que utilizan medidores llamados MIDE.

La compañía logró también disminuir las pérdidas de energía a 2.273 GWh en comparación con los 2.284 GWh del primer semestre de 2020.

Del mismo modo, las autoridades nacionales permitieron incrementos mayores en las tarifas que aplican a los "grandes usuarios", o empresas, que deberán abonar desde este mes entre 16 y 20% más.

Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído