Más artículos

Dólar, test y playas con cupos: así van a ser las vacaciones de verano, según un referente del turismo

Dólar, test y playas con cupos: así van a ser las vacaciones de verano, según un referente del turismo
La recesión dominante, sumado a una pandemia que no deja de crecer, profundiza la incertidumbre en uno de los sectores más afectados por la cuarentena
Por Patricio Eleisegui
26.09.2020 17.08hs Negocios

La cercanía de los meses de verano enciende todo tipo de interrogantes respecto de qué ocurrirá con el turismo y las vacaciones en temporada. El vaivén del dólar y la recesión dominante, sumado a una pandemia que no deja de sumar afectados, mantiene en situación de incertidumbre a uno de los sectores más afectados por la cuarentena.

Aldo Elías es el presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT). En diálogo con iProfesional, acercó una evaluación respecto de cómo el Covid-19 viene impactando en el rubro, las pautas sanitarias que se barajan de cara a los meses de descanso, el rol de los gobernadores y qué ocurrirá con el sector si persiste la cuarentena.

Lo que sigue es el intercambio que mantuvo con este medio.

-¿Cuál ha sido, al menos hasta el momento, el impacto de la pandemia en los números del sector?

-El año viene siendo un desastre. Pongo una referencia: en 2019 ingresaron al país 5.400 millones de dólares por turismo del exterior. Este año probablemente sean 700 millones. Y todavía no tenemos el detalle del turismo interior. Llevamos 7 meses de facturación cero. A la par, salidas por gastos fijos, salarios, y eso que muchos empleados resignaron montos. Muchas empresas quedaron en el camino y muchas más quedarán.

-¿Cuántos puestos de trabajo se perdieron a partir de esta lectura?

-Sin dudas, arriba de 100.000. Pero hay que tener en cuenta que muchas empresas del sector son pymes familiares. Y no se hizo un relevamiento objetivo en ese aspecto.

-Y ahora volvemos a tener un cambio en la política cambiaria ¿cómo pega en el turismo?

-Las consecuencias en cuanto al dólar son nefastas en muchos aspectos. El turismo como actividad necesita del movimiento circular. Que los vuelos lleguen llenos de turistas y salgan igual. Si no, el destino no es rentable para la compañía aérea. Y cuando eso pasa, la aerolínea levanta la ruta. Necesitamos tanto un tipo de cambio que atraiga a los turistas como que los argentinos puedan salir al exterior. De esa forma, los vuelos van y vienen con buena ocupación, la ruta es rentable y las compañías siguen viajando al país.

Si los argentinos dejan de salir al exterior, que es lo que va a pasar ahora, las líneas aéreas empezarán a irse. Esto del dólar les generará una ecuación que no cierra. Las aerolíneas no son ONGs: si no ganan plata, levantan la ruta.

Las nuevas restricciones impuestas al dólar oficial podrían acentuar la retirada de compañías aéreas.
Las nuevas restricciones impuestas al dólar oficial podrían acentuar la retirada de compañías aéreas.

-¿Vamos a tener temporada?

-Quiero creer que sí. No debería haber ningún motivo para que no la haya. Tenemos que convivir con el virus y hasta que no salga la vacuna no podemos estar encerrados. El Gobierno debería extremar las medidas de comunicación para fijar que a esta situación se la atraviesa, no es que se sale, con responsabilidad exclusivamente individual y social. Que sería lo opuesto a lo que ha venido pasando hasta ahora: se abrió, se autorizó a correr y todo el mundo salió sin respetar nada. Lo mismo con los bares.

Distancia social y tapabocas son los ejes para permitir que la sociedad atraviese y conviva con el virus. Mientras el Gobierno no haga foco en eso será muy difícil. La curva de contagios es inevitable si la sociedad no acompaña lo que dice el Ministerio de Salud cada vez que el Gobierno abre alguna actividad. Algo habremos hecho mal para que, tras 7 meses de cuarentena obligatoria, hoy seamos el décimo país del mundo en contagio.

-En virtud del escenario sanitario, y dado también el contexto de recesión, ¿se piensan en acciones para incentivar algún tipo de turismo en el verano?

-Hay una ley de sostén y reactivación de la actividad turística, que falta reglamentar, donde se ofrece un plan de incentivos para la preventa. El turista argentino va a poder comprar viajes para turismo y el Gobierno le devolverá el 50 por ciento de lo que gastó para usar en otro viaje ligado también al turismo. Ese es un incentivo espectacular como nunca se le ha dado a la actividad. Es digno de destacar. Pero si no se puede trabajar, si seguimos sin vuelos, con la cuarentena, ese plan o incentivo no sirve.

-Se habla mucho de los potenciales protocolos que se aplicarían en los destinos turísticos del interior. ¿Cuáles son los más probables?

-Debería haber una línea de coherencia, una homogeneidad. En principio, el Gobierno nacional tendrá que intervenir para garantizar la libre circulación de los argentinos por todo el país. Hay que sentar una línea de trabajo donde se pongan de acuerdo aquellos destinos o jurisdicciones que tengan condiciones similares para, de esa forma, unificar criterios. Creo que se puede hacer un control de policía sobre las playas públicas. También, que se ponga un tope a la cantidad de personas, un cupo, en esos lugares. Pero más allá de eso, el Gobierno tiene que hacer responsable a la sociedad misma en lugar de seguir con el mensaje del miedo, que claramente no nos condujo a ningún lado. Para que entre todos dispongamos de un ordenamiento de vida hasta que aparezca la vacuna.

-¿Le parece que los gobernadores colaborarán? Porque hasta ahora han sido los grandes opositores al retorno de los vuelos de cabotaje...

-Los gobernadores deberían garantizar que haya circulación entre provincias. Vamos a colaborar y proponer las mejores alternativas posibles. Estamos pensando en la Cámara en apoyo tecnológico que podamos conseguir para que esto se resuelva de una manera lógica. Por ejemplo, hoy hay un test que tiene que ver con antígenos y da el resultado en 15 minutos. Perfectamente se podría instalar un cubículo en cualquier lugar de los aeropuertos para hacer ese test. Si el turista da negativo, sube al avión. Positivo, se lo deriva al sanatorio, su casa o donde corresponda. Los vuelos, así, saldrían sólo con personas testeadas. Esos test también se podrían utilizar en las playas.

-¿Existe algún país que pueda tomarse como ejemplo respecto del movimiento turístico en pandemia?

-Miremos Uruguay. Tiene el virus totalmente controlado. Su sociedad es respetuosa de las normativas. Al punto que el gobierno uruguayo nunca decretó una cuarentena obligatoria. Tienen vuelos, intercambio de turistas con Europa e Israel...

El testeo en los aeropuertos
El testeo en los aeropuertos funcionaría como alternativa para evitar la circulación del virus a través del turismo.

-¿Uruguay cuenta con alguna pauta sanitaria diferente a las que se aplican o piensan en Argentina?

-Estamos en sintonía. Protocolos, medidas de cuidado: todo funciona de la misma manera. La única ciencia es aplicar el sentido común y el respeto por las normativas. Con distancia social y barbijo las posibilidades de contagio son realmente bajas. Si somos el décimo país del mundo en contagios es porque nosotros no respetamos ni siquiera eso.

-Para concluir, desde su posición, entonces, no tiene mayor sentido seguir sosteniendo la cuarentena...

-No, no tiene ningún sentido. Lo que hay que sostener es la distancia social y el tapabocas. Es lo que la gente tiene que entender y los políticos tienen que comunicar para que la gente sepa cómo transitar esta pandemia.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ