Más artículos
Ribeiro en default, afectada por las consecuencias económicas del cepo sanitario

Ribeiro en default, afectada por las consecuencias económicas del cepo sanitario

Ribeiro en default, afectada por las consecuencias económicas del cepo sanitario
No pudo pagar dos series de Obligaciones Negociables (ON) que vencían este mes debido al derrumbe de sus ventas y el cierre de los locales
Por Andrés Sanguinetti
07.04.2020 11.31hs Negocios

Ribeiro no para de sumar problemas. A la falta de acuerdo con sus acreedores para reperfilar su millonaria deuda y el conflicto abierto con el banco Patagonia por fondos vinculados a los créditos de consumo, ahora le agrega su caída en default.

La cadena de artículos electrodomésticos no pudo hacer frente al pago de una serie de Obligaciones Negociables (ON) por más de $150 millones por las medidas impuestas por el Gobierno vinculadas al combate contra el coronavirus como el aislamiento obligatorio y las restricciones para la continuidad de las actividades de una gran cantidad de sectores de la economía.

Se trata de dos clases de ON en pesos y en dólares con vencimiento durante estos primeros días de abril y que la empresa no pudo cancelar.

"No hemos dado cumplimiento a los pagos vencidos de las Obligaciones identificadas, correspondientes a los días 3 y 6 respectivamente por directa y exclusiva consecuencia de las medidas dictadas a partir de la declaración de Pandemia, realizada por la Organización Mundial de la Salud", explica la compañía a través de un comunicado enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Según la carta, que firma su presidente, Manuel Ribeiro, esas consecuencias se agravaron, cuando se ordenó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, a través del Decreto de Necesidad y Urgencia N° 297/2020, y las normas inferiores que reglamentaron y completaron sus disposiciones.

Esas reglas impusieron el cierre de todas las sucursales y el aislamiento de todo el personal de la compañía, con excepción de las personas afectadas a entregas de operaciones concertadas por e-commerce.

Semejante restricción, en los hechos produjo la interrupción de los circuitos de venta y cobro y la consecuente y abrupta caída de las ventas y de los ingresos respectivos, tanto de operaciones nuevas como de las cobranzas pendientes de créditos.

"Toda esta situación es consecuencia directa de la necesaria vigencia de las restricciones operativas mencionadas, que constituyen, como resulta de los propios Considerandos de las normas citadas y sus complementarias, un hecho impeditivo de fuerza mayor o caso fortuito, que imposibilita hacer frente a los pagos referidos y cuya notoriedad exime de acreditaciones adicionales (art. 888 del Código Civil y Comercial de la Nación)", agrega la carta.

Como forma de obtener algunos recursos en medio de esta crisis, el directorio de Ribeiro puso en marcha un operativo para incrementar la venta e-commerce, adoptando los debidos recaudos sanitarios para que la entrega se encuadre en las previsiones de esa norma.

Sin embargo, ese exclusivo medio de ventas aún no ha generado fondos que le permitan a la empresa atender el pago de las ON, sino pequeñas sumas que se destinan estrictamente a la conservación de la sociedad y el pago de personal, seguridad y erogaciones esenciales y urgentes de mantenimiento.

"Es de señalar que aún no nos es posible estimar la dimensión del impacto que esta situación de emergencia puede generar en la situación de caja y los resultados de la empresa, lo que dependerá de su duración y de las posibilidades y modos de reanudación de las operaciones", argumenta la compañía.

Sus ejecutivos esperan que los factores causantes de su default, en el contexto de la pandemia por el COVID-19, sean superados y se posibilite, con los recaudos pertinentes, la reanudación de la operación. "Ese escenario sin duda habrá de contribuir a mitigar el impacto negativo en los resultados de la sociedad, y permitirá desplegar los mayores esfuerzos para reencauzar su actividad hacia la operación regular", finaliza el documento de Ribeiro.

Esta situación se suma al conflicto que la empresa mantiene con el banco Patagonia por los créditos para la compra de electrodomésticos ya que la entidad bancaria reemplazó a la cadena como agente de recaudación de esos fondos pero la empresa se opone argumentando que las medidas para evitar el virus le impiden realizar las gestiones con normalidad

El conflicto se vincula con una serie de fideicomisos lanzados por la empresa para hacerse de fondos en los mercados de capitales que le permiten estructurar sus planes de créditos que no está reintegrando a la entidad financiera que, a su vez, debe girar ese dinero a los inversores.

Debido a que la situación se fue complejizando y a los reiterados incumplimientos de Ribeiro, desde el banco decidieron remover a la cadena de electrodomésticos de función de administrador y agente de cobro bajo de los fideicomisos y ceder esas funciones a las firmas SEPSA (PagoFácil) y GIRE (RapiPago) para que se encarguen de recaudar las cobranzas.

La situación de Ribeiro se agrava día a día. Ya debió cerrar 20 de sus sucursales y presentar un plan preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo durante el año pasado para poder sortear en parte su grave situación financiera, con casi 300 cheques rechazados por un total de $269 millones, una deuda bancaria de $947,4 millones, entre otros números negativos.

La empresa vino ejecutando un fuerte plan de recorte de su estructura de operaciones y acaba de pedirle a los bancos más plazo para presentar el programa de reestructuración que, en principio, había vencido el 31 de marzo pasado y que podría incluir quita de deuda o cesión de capital social y hasta mandato de venta.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído
Más sobre Negocios