Más artículos

¿Cuánto tarda una empresa en decidir una contratación de un empleado?

¿Cuánto tarda una empresa en decidir una contratación de un empleado?
Según un estudio de la Universidad de Princeton, el tiempo medio de atención que dedican a nuestros antecedentes laborales no supera los seis segundos
Por iProfesional
15.01.2020 19.45hs Management

El peso de la primera impresión y las apariencias son un factor común de determinación en muchos procesos de selección. Pero ahora, un nuevo estudio de la Universidad de Princeton reveló que los encargados de contratar personal apenas leen los tres primeros párrafos de un currículum. El tiempo medio de atención que dedican a los aspirantes a puestos laborales no suele superar los seis segundos, y este nivel de análisis ha ido bajando con los años.

Eldar Shafir, profesor de Ciencias del Comportamiento en la Facultad de Ciencias Públicas Woodrow Wilson de Princeton, recalcó que determinadas actitudes o vestimentas se asocian erróneamente a una clase social y eso implica una falta de respeto por parte de quien selecciona a los aspirantes: "Una misma persona puede ser considerada menos competente si va vestida con ropa más pobre. Y esto comienza en la primera décima de segundo de una entrevista de trabajo".

Pese a que lo lógico sería que en un proceso de selección las personas sean juzgadas por su competencia, sopesando cuidadosamente sus acciones y habilidades pasadas, la ciencia detalla una serie de factores que influyen más de lo que podría imaginarse en la decisión: la altura, la confianza, e incluso la forma de caminar u oler puede tener efectos inconscientes en la determinación confiabilidad y en la capacidad del trabajador.

El estudio hace especial hincapié en la primera impresión. Si bien deja en claro que hay que descartar cualquier tipo de discriminación por edad, altura o apariencia física, destaca que, en muchos casos, se contrata por actitud, por aptitud y en algunas oportunidades, la apariencia puede ser considerada como una competencia.

Por lo tanto, un candidato tiene más posibilidades si, además de su experiencia, adecua su vestuario y apariencia a la empresa a la que se dirige. Puede haber circunstancias especiales del trabajo que se requiere, y razones por las que se exige una imagen específica. Es decir, que no en todas las circunstancias una extrema elegancia o una actitud sumamente formal son la mejor elección posible.

Jorge Cagigas, socio de Epicteles, en diálogo con mba.americaeconomia.com se refirió al libro "La inteligencia intuitiva", de Malcolm Gladwell, en el que éste explica de dónde provienen las decisiones que parece ser tomadas en pocos segundos, pero que no son tan simples. Cagigas coincide en que la mayoría de las decisiones se toman en menos de un segundo, y permanecen intactas: "Tenemos un sistema que nos lleva a que, al ver a una persona, construyamos una opinión rápida que nos posiciona. Una entrevista de trabajo es también una conversación con dos intereses principales: la empresa quiere reclutar al mejor candidato y el aspirante pretende ser elegido. Y todo está condicionado por la primera impresión".

Por último, el especialista asegura que, inconscientemente, el seleccionador busca en los aspirantes rasgos que le resulten lo más semejantes a su persona. "Solemos comparar con un modelo: nosotros mismos. Un proceso de selección es un proceso de juicio de un profesional, y ahí entran sesgos y condicionantes, y la mejor impresión siempre nos la causará quien sea un clon de nosotros", concluyó.

Management en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído