Más artículos

Los peligros a la hora de recalentar comida: qué tenés que evitar

Los peligros a la hora de recalentar comida: qué tenés que evitar
Guardar la comida que sobra y consumirla en otro momento es un buen hábito, pero es importante hacerlo de manera adecuada y saludable
Por iProfesional
29.09.2020 15.23hs Health & Tech

Cuando sobra comida la mayoría de las personas la guarda en algún recipiente y la deja en la heladera para consumirla de manera posterior. Muchos la llevan al trabajo al día siguiente -algo que actualmente resulta más difícil porque todavía muchos están haciendo home office-, mientras que otros la conservan para la cena de la noche o al amuerzo del mediodía siguiente. 

En cualquier caso, guardar la comida es un buen hábito, dado que el desperdicio de alimentos a nivel mundial es muy elevado y es importante reducirlo. 

Conservar la comida en un recipiente y luego recalentarla es un proceso sencillo, pero es importante tomar los recaudos necesarios para evitar cometer algunos errores muy frecuentes. 

Demasiado tiempo en la heladera

Los expertos señalan que los platos cocinados se mantienen en buen estado entre dos y cuatro días en la heladera. Si se congelan, en cambio, pueden durar hasta cuatro meses. Cabe mencionar que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos señala que las sobras congeladas son seguras por un tiempo indefinido, pero que si permanecen más de cuatro meses en el congelador o freezer pueden perder humedad, textura y sabor.

Pocas personas prestan atención a cuánto tiempo lleva cada recipiente con comida guardado en la heladera. Es por eso que se aconseja rotular los envases, ya sea con una máquina rotuladora, con una etiqueta sencilla o con un cartel escrito sobre el plástico o vidrio. Cada uno puede usar la forma que más le guste y que mejor se adapte a sus necesidades, pero la clave está en evitar que los alimentos pasen mucho tiempo guardados y puedan transformarse en productos perjudiciales para la salud

Los alimentos deben guardarse por períodos cortos de tiempo
Los alimentos deben guardarse por períodos cortos de tiempo

Una heladera que no enfría lo suficiente

De acuerdo a lo que indica la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria (AESAN), entre los 5ºC y los 65ºC, la mayoría de microorganismos potencialmente patógenos crecen rápidamente y se multiplican en muy poco tiempo. Es por eso que la temperatura de la heladera siempre debe estar a 4ºC temperatura más "caliente", nunca debe estar por encima de ese valor.

No obstante, es importante tener en cuenta que el frío no detiene ni impide el desarrollo de ciertas bacterias o microorganismos, simplemente ralentiza su crecimiento. Esto significa que aún en el frío puede haber cierta reproducción de bacterias, por lo que es clave siempre guardar los alimentos de manera rápida -para evitar que se contaminen- y calentarlos en el fuego -para tratar de eliminar la mayor cantidad de microorganismos posible-. 

Utilizar un recipiente inadecuado 

Para que las sobras de alimentos queden bien protegidas, lo más recomendable es seleccionar un recipiente que sea de cierre hermético, es decir, que no deje pasar el aire ni líquidos. Esto significa que hay que eliminar de la cocina todos los recipientes que no cumplan con esta característica, o al menos no usarlos para guardar comida. Tampoco es aconsejable usar platos sin cubrir ni los mismos envases donde vienen los alimentos, dado que de esta manera la comida está en contacto con el aire y con otros alimentos de la heladera. 

No todos los recipientes son aptos para microondas
No todos los recipientes son aptos para microondas

Contaminación cruzada dentro del microondas

Siempre es importante limpiar el microondas cuando se lo utiliza para cocinar, calentar o descongelar productos de origen animal, como son las carnes de todo tipo. Esto es esencial porque si se lo utiliza para cualquiera de estos usos y luego no se limpia se corre el riesgo de que exista lo que se conoce como contaminación cruzada, es decir, que las bacterias que están presentes en comidas como la carne pasen a alimentos vegetales y los contaminen. 

Recalentar a baja temperatura

Para eliminar posibles bacterias que hayan podido aparecer en los alimentos que sobraron del día anterior, la recomendación es asegurarse de que al recalentarlas, todas las partes del plato alcancen al menos una temperatura de 70ºC, durante como mínimo 15 segundos. Esta es la recomendación a tener en cuenta para consumir de manera segura los productos que han permanecido guardados en un recipiente en la heladera.

Si bien la única manera de cerciorarse de que esto ha ocurrido es a través del uso de un termómetro para alimentos, lo cierto es que la mayoría de las personas nunca lo hace. 

Así, recalentar la comida en el fuego es la manera más recomendada para comer de forma segura los productos que han sobrado del día anterior.

Temas relacionados