04.12.2021

La "guerra" de los plazos fijos: UVA vs. tradicional, ¿cuál será más rentable hasta fin de año?

La "guerra" de los plazos fijos: UVA vs. tradicional, ¿cuál será más rentable hasta fin de año?
Los plazos fijos que ajustan por inflación (UVA) fueron los grandes ganadores de la primera parte del año. Los tradicionales repuntaron ahora. ¿Qué pasará?
Por Mariano Jaimovich
12.10.2021 17.32hs Finanzas

Los ahorristas buscan canalizar sus pesos en alguna alternativa que le gane a la inflación para, al menos, no perder poder de compra de sus pesos. Dentro de esta lógica, una de las clásicas "batallas" ocurre entre el rendimiento de los plazos fijos ajustables por UVA y el que ofrecen las colocaciones tradicionales.

Por lo tanto, se busca dilucidar cuál de las dos será el mejor negocio para apostar en los próximos meses.

Es que la ganancia ofrecida por la opción que ajusta por el índice CER (UVA) ha ido variando en todo 2021 al ritmo de la inflación. Algo que la fue colocando, de acuerdo al mes en cuestión, por arriba o debajo de la renta que brinda el plazo fijo tradicional, que es del 37% anual. Es decir, en torno al 3% mensual.

Así, desde inicios de este año hasta junio pasado el instrumento indexado por los precios de la economía ganó por goleada en cada balance mensual, pero a partir de julio empezó a acercarse al tradicional.

Y en agosto, con una inflación de 2,5%, se dio vuelta la "ecuación" y el plazo fijo UVA "perdió" respecto al tradicional.

Incluso, según las cifras que manejan distintos analistas, en septiembre se repitió en triunfo de la alternativa clásica a 30 días, ya que el incremento de precios habría sido en torno al 2,7%.

Por lo tanto, el interrogante para los ahorristas es conocer que deparará en octubre respecto a los plazos fijos.

Hoy, la radiografía muestra que el 40% de los depósitos en pesos del sistema bancario argentino se encuentra a plazo fijo, de los cuales el 80% tienen una colocación menor a los 59 días, según detalla un informe de Quantum finanzas.

Estas cifras que reflejan un enfoque a corto plazo muestran la incertidumbre que existe en el mercado para los próximos meses, a la espera de que finalice en noviembre el período electoral, debido a que existen distintos desequilibrios en las variables económicas, como ser escases de divisas en las arcas del Banco Central, alta inflación y elevado gasto público.

A ello se le suma la desconfianza de los inversores ante la falta de un plan de gobierno claro y consensuado.

"En lo que resta del año, para que un plazo fijo no pierda contra el avance de los precios, es necesario que la inflación sea del 3%. Efectivamente, para septiembre se espera un incremento mensual del 2,8%, por lo que el plazo fijo tradicional termina siendo una opción", resume Natalia Motyl, economista de fundación Libertad y Progreso.

Los rendimientos de los plazos fijos tradicionales superan en los últimos meses a los que ajustan por UVA.
Los rendimientos de los plazos fijos tradicionales en pesos superan en los últimos meses a los que ajustan por UVA.

Plazo fijo para octubre

Ahora bien, para el corriente octubre el panorama que proyectan los economistas sería similar al actual. Es decir, a favor del plazo fijo tradicional.

"Para el mes en curso, todo indica que la variante tradicional nuevamente está mejor posicionada que la ajustable por UVA. Dado que se trata de un período de 31 días, el rendimiento clásico se ubicará en 3,14% mensual, porcentual imposible de alcanzar por el PF UVA", determina Andrés Méndez, director de AMF Economía.

Y completa: "Esta expectativa se fundamenta, básicamente, en que se estima que hubo una variación del IPC Nacional en septiembre de alrededor de 3%, un porcentual que es probable que vuelva a colocar en octubre el rendimiento de un plazo fijo UVA en torno al 2,8% mensual, debido a que la primera quincena de este mes ´arrastra´ la variación del IPC Nacional de agosto pasado, que fue de ´sólo´ 2,5% mensual".

Esto se debe a que el plazo fijo atado al UVA tiene un período mínimo de encaje de los fondos de 90 días, por lo que los cálculos de su rendimiento total están sujetos al comportamiento durante un piso de tres meses.

Por lo tanto, con estos niveles actuales de inflación por debajo del 3% mensual, se fortalece el atractivo del plazo fijo tradicional a 30 días que, "si bien no le garantiza al ahorrista un rendimiento en términos reales superlativo, al menos impide que el fenómeno inflacionario deteriore significativamente el capital invertido", resume Méndez.

Al respecto, Javier Dicristo, gerente de Inversiones de Banco Meridian, opina que el rendimiento de un plazo fijo UVA hoy está dando un 37,6% aproximadamente al año.

"Es una renta que se la puede obtener en una colocación tradicional, que hasta 38% se puede pagar. En resumen, el tradicional rinde igual o mejor que el PF UVA", afirma este experto bancario.

De acuerdo a los pronósticos de los economistas, recién en febrero se reflejará un mayor rendimiento de los plazos fijos UVA respecto a la tasa actual de los tradicionales.
Según pronósticos de economistas, recién a inicios de podría reflejarse un mayor rendimiento de los plazos fijos UVA respecto a la tasa actual de los tradicionales.

Plazo fijo para próximos meses

La pregunta que sobrevuela entre los ahorristas es qué ocurrirá en noviembre y en los meses posteriores a las elecciones.

"Por el momento, no debería dispararse más la inflación, por lo que la opción del UVA dejaría de ser tentadora. Así que el que hace plazo fijo va a seguir en ese producto, algunos se dolarizarán y otros no, pero el que está acostumbrado a este instrumento no es de cambiar mucho", resume Dicristo a iProfesional.

Dado el contexto de tensiones cambiarias e incertidumbre, hasta no saber qué hará el Gobierno después de las elecciones, "Yo me inclinaría por dolarizar ahorros antes que posicionarme en un plazo fijo, ya sea tradicional o UVA. Ahora bien, si por algún motivo la única opción es posicionarse en pesos en uno de estos dos instrumentos bancarios, para octubre y noviembre veo más atractivo en el plazo fijo tradicional", analiza a este medio Juan Pablo Albornoz, economista de la consultora Ecolatina.

Por lo tanto, con los pronósticos actuales de una inflación algo menor al 3% mensual hasta las elecciones, la coincidencia de los analistas es que rendiría más el plazo fijo tradicional que el UVA.

De esta manera, deben considerarse diversas variables para los meses venideros.

"En primera instancia, la economía atraviesa un período preelectoral con la mirada puesta en el 14 de noviembre. Además, puede esperarse que persistan las condiciones en las que se desenvuelven las variables en estos días, como son los aumentos de precios compatibles con una inflación mensual inferior al 3%, moderación en las correcciones cambiarias del mercado oficial y desvelo del Banco Central para tener bajo control a las diversas definiciones del dólar financiero", considera Méndez.

En resumen, según su opinión, este escenario "garantiza la supervivencia de la supremacía del plazo fijo tradicional frente al UVA".

Sin embargo, alerta al igual que sus colegas que los ahorristas deberán "afinar" sus sentidos en la medida en la que se comience a transitarse la segunda mitad de noviembre próximo.

"Posiblemente, la tasa de los plazos fijos tradicionales comience a perder atractivo en las semanas posteriores a las elecciones y, paradójicamente, en esos días no estará la alternativa UVA con los ´brazos abiertos´ para recibirlos", advierte Méndez.

Al respecto, este analista acota que los eventuales cambios en precios relativos que puedan registrarse en las semanas posteriores a la votación legislativa, "impactarán en plenitud" en el IPC Nacional de diciembre próximo.

Algo que el plazo fijo UVA reflejará plenamente en el mes de febrero y, sólo parcialmente, en enero próximo, dada que la construcción del rendimiento UVA que capta con 45 días de atraso a los movimientos del IPC Nacional.

Por lo que recién en febrero que viene, según los pronósticos de los economistas, esta herramienta atada a la inflación podría alcanzar una renta de 3,4% mensual, y así pasaría a ganarle a los plazos fijos tradicionales.

Claro, todo dentro de un escenario en el que no se modifiquen las tasas de interés.

Para Albornoz, en el mismo sentido, a partir de diciembre "rotaría hacia el plazo fijo UVA, dado que se espera un repunte de la inflación, probablemente asociado a un aceleración del dólar oficial como también al impacto sobre precios que, con rezago, tendrá la fuerte inyección de dinero en la economía que se viene dando".

Sin embargo, alerta que los plazos fijos UVA tienen el "defecto" de tener que inmovilizar por 90 días el depósito.

Bajo esta misma línea, Motyl estima que para  noviembre y diciembre se espera una inflación mensual que superaría el 3% y que "podría llegar al 3,7%, por lo que se recomendaría volcarse para entonces a un plazo fijo UVA, que permite ganarle a la inflación y tener una ganancia del 1%".

Incluso, de acuerdo a Albornoz, al inversor que prefiere a los plazos fijos y necesitan liquidez inmediata, le recomienda también inclinarse por los fondos comunes de inversión vinculados al money market, debido a que son instrumentos que permiten diversificar riesgos y permiten rescatar el capital en apenas 48 horas.

"Esto le brinda mucha más liquidez y, probablemente, un rendimiento similar al de un plazo fijo tradicional. Ídem para el UVA, donde un fondo CER es mucho más atractivo", sugiere este economista.-

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Temas relacionados