La intimidad de la gira oficial por Europa: el inquietante dato que puede alterar los planes del Gobierno

La intimidad de la gira oficial por Europa: el inquietante dato que puede alterar los planes del Gobierno
Las próximas horas serán claves para Guzmán. La extensión de la visita presidencial a Europa, por 24 horas, despertó expectativas sobre un posible anuncio
Por Claudio Zlotnik
13.05.2021 06.42hs Economía

Hasta aquí, Martín Guzmán hizo culto de un bajo perfil durante el viaje presidencial por Europa. A diferencia del jefe de Estado y del canciller, Felipe Solá, el ministro de Economía se refugia en solitario y evita los contactos con los periodistas que viajaron con la delegación.

En el equipo económico creen que las próximas horas serán claves para Guzmán. Tanto en Buenos Aires como en Roma se juegan definiciones que marcarán el destino de la gestión del ministro. La extensión de la visita presidencial a Europa, por 24 horas, despertó expectativas sobre un posible anuncio.

La posibilidad de una cumbre entre Alberto Fernández y Kristalina Georgieva, mañana viernes, en Italia, abre las chances de que el Presidente vuelva a la Argentina con algún acuerdo abrochado tanto con el FMI como con el Club de París.

Por ahora ni desde la delegación ni en el equipo que se quedó en Buenos Aires dan ningún detalle. Trascendió únicamente que con el Club de París se busca un "puente" que evite un default en los próximos meses, que implique un castigo financiero para la Argentina, además del bloqueo de otros préstamos de organismos internacionales.

El vencimiento con el Club de París opera el próximo lunes 31. A partir de ese momento se abren dos meses de "gracia" y superado esa instancia, entonces sí, la Argentina caería en default. El cálculo es que si se llega a ese momento, el costo para el país ascendería a unos u$s2.000 millones adicionales ya que se cobrarían punitorios con efecto desde 2014, que es cuando se firmó el último acuerdo con el Club.

La negociación con el FMI incluyó en las últimas semanas la posibilidad de una rebaja en los cargos que paga la Argentina. La tasa de interés promedio de la deuda asciende al 3,5% anual (dos puntos por encima a lo que abona el resto de los deudores) ya que el último crédito otorgado (los u$s44.000 millones adeudados) excede la cuota que tiene el país.

Hay posibilidades de que el Presidente vuelva con algún acuerdo abrochado tanto con el FMI como con el Club de París

Además, ese sobrecargo de 3,5% anual se encarecerá un punto adicional el próximo año.

El Gobierno reclama un trato igualitario, con el objetivo de disminuir ese sobrecosto. Fuentes oficiales admiten que sería posible, que depende de una decisión política del organismo, y no de una compleja revisión de los estatutos del FMI, como sería un alargamiento de los plazos del crédito -a 20 años- como planteó Cristina Kirchner.

Un dato que inquieta al Gobierno

Los colaboradores de Guzmán creen que el Gobierno tiene incentivos para acelerar el acuerdo con el Fondo Monetario. Y que el dato de inflación en los Estados Unidos, que se conoció a media mañana de ayer miércoles, incrementa ese estímulo a arreglar lo más pronto posible.

La reacción de los mercados globales, tras la difusión de la inflación estadounidense más elevada en 13 años, dejó preocupados a funcionarios del equipo económico. Estados Unidos registró una inflación interanual del 4,2% en abril, contra 2,6% interanual en marzo.

La posibilidad de que el salto inflacionario de abril inaugure una dinámica complicada -en vez de tratarse de un hecho aislado, transitorio- genera inquietud. Básicamente porque podría ser el primer paso hacia el final del ciclo de tasas bajas en los Estados Unidos, que aunque la Argentina no lo ha podido aprovechar, una reversión implicaría una tensión mayúscula.

El titular de la Reserva Federal, Jerome Powell, y la secretaria del Tesoro americano, Janet Yellen, se han pronunciado a favor de mantener las tasas de interés en sus mínimos. Pero un cambio en el ciclo inflacionario podría hacer rever esos postulados.

Una eventual suba de la tasa de interés en los Estados Unidos sería un golpe durísimo para el país. Entre otras consecuencias podría marcar una reversión de los flujos de capitales y un fortalecimiento del dólar a nivel mundial. De ahí a una baja de los precios de las materias primas habría un solo paso.

"La inflación en los Estados Unidos puede complicar todo", define Javier Timerman, titular del fondo de inversión AdCap.

Timerman, con más de 30 años de experiencia en Wall Street, se muestra optimista sobre la posibilidad de que el FMI flexibilice su postura en la negociación con la Argentina. "Nadie en este mundo de pandemia quiere más conflictos", dice.

"Acá es muy importante que el Gobierno explique qué quiere hacer; cuál es su plan", agrega. "Seguramente existen mecanismos intermedios para acordar", tanto con el Fondo como con el Club de París.

Una eventual suba de la tasa de interés en los Estados Unidos sería un golpe durísimo para el país

Desde Buenos Aires, no obstante, las señales son contradictorias. Hoy el Senado debatirá un proyecto de Declaración que busca condicionar a Guzmán. Lo llamativo es que esa iniciativa llegó de la mano de Oscar Parrilli, el senador que responde directamente a Cristina Kirchner.

Ese proyecto le reclama (con nombre y apellido) a Guzmán que los u$s4.350 millones que vengan del FMI, producto de una ampliación de capital del organismo, sean destinados al gasto público para atender la urgencia del Covid. Y no para pagar los vencimientos de la deuda con los organismos.

"Es un proyecto de Declaración. Es eso, una declaración. No es una ley: no la tenemos que obedecer...", dijo Alberto Fernández desde Europa cuando le preguntaron qué pensaba sobre el proyecto de Parrilli y firmado por el resto del bloque K.

Esta movida del bloque kirchnerista se produce un par de semanas después de que la vicepresidenta bloqueara el desplazamiento de uno de "sus" funcionarios: el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, que había dispuesto el mismísimo ministro de Economía ante las evidentes contradicciones sobre la política de tarifas.

La seguidilla de respaldos políticos que cosechó Alberto F. desde que puso un pie en Europa -tras su paso por Portugal, España, Francia y ahora Italia- deberían traducirse en hechos concretos en el corto plazo, dada la premura que exigen los próximos vencimientos de la deuda.

Un aplazamiento de este escenario condicionaría el futuro inmediato. ¿Cómo lidiar con el día a día en un país que sufre la pandemia del coronavirus pero que, a la vez, es condicionado por la continua dolarización de empresas, fondos de inversión y ciudadanos con posibilidad de ahorro?

Ni la soja superando los u$s600 por tonelada podría evitar una nueva alteración en el mercado financiero y cambiario. De hecho, como ya publicó iProfesional, el Banco Central se vio obligado -a partir de las tensiones políticas en la interna de la coalición gobernante- a intervenir en el mercado para evitar un ensanchamiento de la brecha.