Más artículos

Nueva era: 5 claves que definirán el vínculo entre los Estados Unidos de Biden y la Argentina

Nueva era: 5 claves que definirán el vínculo entre los Estados Unidos de Biden y la Argentina
Analistas anticipan cómo puede ser la futura relación entre la Argentina y la Casa Blanca. FMI, comercio bilateral, inversiones y dólar, los puntos clave
Por Pilar Wolffelt
21.01.2021 06.03hs Economía

Finalmente, a pesar de todos los conflictos que la precedieron, se concretó asunción de Joe Biden como presidente de Estados Unidos y es ineludible preguntarse cómo puede influir su llegada en el devenir económico de la Argentina.

1. Variable monetaria: ¿un dólar débil es mejor?

Uno de los temas centrales, sin dudas es la discusión en torno a la política monetaria y fiscal de la nueva gestión demócrata. Donald Trump deja un dólar debilitado en el mundo y todo parece indicar que esta tendencia seguirá en el mediano plazo.

"Históricamente, los demócratas tienden a hacer lo opuesto de lo que la gente piensa, suelen fortalecer al dólar y los republicanos, debilitarlo por su política de mayor gasto (sobre todo en armamento). Pero, en este caso, puede ser distinto por la cantidad de dólares que necesitará emitir el país del norte para hacer frente a la pandemia", asegura Santiago López Alfaro, presidente y socio de Patente de Valores.

Candelaria Botto, por su parte, recuerda que, hace unos días, trascendió que la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, anunció que no iba a devaluar el dólar. Sin embargo, señala que la vigencia de una tasa de interés real negativa y el gran paquete de estímulos que se anunció que aprobarán los demócratas en el Senado en las próximas semanas para sobrellevar el contexto actual hacen prever que el dólar seguirá debilitándose.

"Si eso sucede el contexto internacional en el que los inversores salen a buscar otros países para mejorar la tasa de interés, se mantendría. Ahora, eso no quiere decir que esos fondos estén llegando a la Argentina, que aún tiene un riesgo país muy alto, pero lo bueno es que no enfrentaríamos un dólar más fuerte, lo que encarecería el crédito a nivel internacional", explica Botto.

Y es que, tal como lo señala Fausto Spotorno, economista jefe de Orlando J. Ferreres y Asociados, "Biden viene con un programa de US$ 1,9 billones, cerca del 1,9 del PBI de Estados Unidos, que se va a financiar con deuda" y anticipa que el país va a seguir con una política monetaria expansiva en el mediano plazo.

Ante este panorama, el economista prevé que el dólar pueda empezar a debilitarse contra activos financieros (no así contra otras monedas porque todos los países del mundo se están devaluando a raíz de la mayor emisión por el covid-19). López Alfaro coincide con esta visión y advierte que veremos un dólar débil en el mundo. Y asegura que esa es una situación auspiciosa para la Argentina porque mejora la competitividad de los commodities en el mundo y el panorama para los mercados emergentes.

"Si se sostienen las bajas tasas de interés y consecuentemente, las materias primas caras, será positivo para la Argentina ya que podrían ingresar mayor cantidad de dólares, engrosar las reservas internacionales y obtener financiamiento externo más barato", resume el economista Federico Glustein sobre este punto.

En cambio, el analista financiero Christian Buteler es más escéptico al respecto y, si bien prevé que la llegada de Biden puede marcar "el inicio de una política fiscal más laxa, un déficit fiscal mayor y un debilitamiento del dólar", opina que lo que pase con el dólar en Argentina depende de lo que haga nuestro país en un 80%. "Ha habido épocas de tasas bajas en las que el dólar ha volado a nivel local por las inconsistencias en la política monetaria. No es para nosotros lo que suceda en Estados Unidos, pero no es definitorio", afirma el respecto.

Nueva era: 5 claves que definirán el vínculo Biden - Argentina
Nueva era: 5 claves que definirán el vínculo Biden - Argentina

2. Lo esencial: el rol ante el FMI

Más allá de lo señalado, todos los expertos coinciden que un tema central en relación al cambio de gobierno en el país del norte es la postura que adopte el Tesoro norteamericano en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Julián Kan, doctor en Historia de la UBA y docente e investigador en esa casa de estudios y en la Universidad de Quilmes. detalla que, desde la vuelta de la democracia hasta acá, la relación con el país del norte ha tenido momentos de fuerte proximidad, como sucedió en la década de 1990, cuando se hablaba de las "relaciones carnales", y otros con picos de tensión. Y apunta que muchos acercamientos de Argentina a Estados Unidos se dieron con el objetivo de buscar apoyo norteamericano a los procesos de negociación de deuda externa, tal como se dio en la década de 1980, a comienzo de la época de Menem, con la Alianza y en el gobierno de Macri. Es esperable que hoy, con la negociación de un nuevo acuerdo en marcha, puedan volver a acercarse.

Sobre cómo puede llegar a ser esa mayor cercanía, arriesga que "pareciera que va a haber un mejor entendimiento diplomático con los gobiernos progresistas, lo que acercaría a Alberto Fernández hacia Estados Unidos, y eso podría tener una contraparte positiva en la renegociación con el Fondo".

Sin embargo, Spotorno apunta que hay que tener en cuenta que Biden está más enfocado en las instituciones financieras internacionales que Donald Trump, por lo que considera que es probable que no se vaya a meter tanto como su antecesor en la presidencia en las negociaciones. Sin embargo, señala que puede ser un punto a favor para la Argentina en el proceso de acuerdo el hecho de que Yellen esté casada con un economista muy allegado a Joseph Stiglizt.

Y esa no es la única variable que nos favorece. Hay otra que se deriva de la gran magnitud de la deuda que mantenemos con el organismo internacional. "Sería bueno para la gestión de Biden no comenzar con el default más importante en la historia del Fondo Monetario Internacional", señala Glustein al respecto.

Así, informa que, a pesar de todavía estar distantes de un acuerdo el país y el organismo, tendrá gran influencia en la decisión sobre este tema la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen. De ella dependerá cómo hará valer el país el peso del 16% de los votos que tiene en el FMI (recordemos que, para aprobar un nuevo acuerdo con nuestro país, el organismo requiere del 85%).

Actis coincide con esa mirada y advierte que "si bien los demócratas siempre han sido duros con los países deudores, es ventajoso para Argentina el hecho de que sería desastroso para la nueva administración que hubiera un default que afecte el pago del mayor deudor en su historia". Sin embargo, no descarta que el organismo pueda ser muy duro en la negociación con Argentina, lo que podría conllevar condiciones muy difíciles de cumplir.

un tema central en relación al cambio de gobierno en el país del norte es la postura que adopte el Tesoro norteamericano en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI)
Un tema central es la postura que adopte el Tesoro norteamericano en las negociaciones con el FMI

3. ¿Volverán los tratados de libre comercio?

El comercio es otro de los puntos centrales dado que el país norteamericano el tercer socio comercial en importancia de la Argentina. Sobre este tema, Kan asegura que, si bien Estados Unidos no suele realizar cambios radicales en su política, en este caso, "como venimos del gobierno de Donald Trump, con una visión de derecha, conservadora y de un fuerte proteccionismo económico, puede darse una modificación en materia comercial".

"Al ser economías competitivas, las tensiones comerciales van a continuar, pero Biden va a tener un enfoque mucho más multilateral, lo que cambiará la posición bilateral que tenía Trump", señala al respecto Esteban Actis, doctor en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional de Rosario e investigador del CONICET.

Así, si Biden vuelve con una política más de globalización y resuelve conectar a Estados Unidos con los tratados comerciales globales, puede haber repercusiones en un incremento de las exportaciones argentinas (sobre todo aluminio, acero y biodiesel), lo que puede ayudar a un mayor ingreso de divisas a nuestro país.

Resulta, que antes de la década de 1990 era común pensar que los republicanos eran más propensos a defender los acuerdos de libre comercio y los demócratas más proteccionistas y renuentes a estos tratados. Por esos años, eso empezó a cambiar a raíz del gobierno del demócrata Bill Clinton, quien promovió el ALCA, continuando con el proyecto del republicano George Bush padre. Y, en nuestros tiempos, por ejemplo, Trump, un presidente republicano, se paró en una postura totalmente opuesta de este tipo de acuerdos.

Al respecto, Glustein apunta que Argentina exporta alrededor de u$s 700 millones en Acero y Estados Unidos es su principal comprador y no descarta que, "en el corto plazo, se evalúen los aranceles que impuso Trump, entre ellos, al acero y al biodisel, debido a la distinta óptica sobre las relaciones bilaterales que posee Biden".

Sin embargo, Kan alerta que "una vuelta a un escenario de mayor multilateralismo también debe poner en alerta a los países de la región porque los tratados de libre comercio no siempre son positivos para el lado más débil". Deja como advertencia que "hay que tener cuidado que el mayor acercamiento no tenga como contapartida un acuerdo comercial que sea perjudicial para nosotros".

4. Disputa con China: un tercero en discordia

Otro punto esencial es el hecho de que Estados Unidos es el tercer socio comercial de nuestro país y el principal inversor externo, con incidencia en la industria petrolera, en especial no convencional, en el sector de seguros y servicios profesionales. "En este sentido, a mediano plazo puede que nuestro país sea en un futuro receptor de nuevas inversiones extranjeras para contrapesar el peso de China", prevé Glustein.

A lo que Kan agrega que Estados Unidos viene de una convulsión social importante (ocasionada por el Covid, la violencia institucional contra los negros y los conflictos de la transición política). El analista internacional prevé que esta situación influirá mucho en cómo el nuevo presidente demócrata manejará su guerra comercial con China. "Las grandes potencias se disputan las regiones y la pelea por el 5G podría afectar el relacionamiento externo de Argentina", observa. Ese será un tema no menor a observar.

5. ¿Escalaremos en la agenda?

Cabe señalar al respecto que, mientras Trump estuvo una sola vez durante su gestión en América Latina, que fue en su visita al G20, en Buenos Aires, Biden, vino casi 16 veces a la región como vicepresidente de Obama. Asimismo, si bien la Argentina no es un país relevante para los gobiernos estadounidenses, hay momentos en los que le resulta estratégico, como contrapeso frente a los que Estados Unidos considera como una amenaza, como el Chavismo, el ALCLA, o -en este momento- el enfrentamiento comercial con China.

Todos estos elementos son los que pueden inclinar la balanza a favor o en contra de nuestro país tras la llegada del presidente demócrata al poder en Estados Unidos. Si bien la mayoría de los expertos coincide en que la sensación inicial es que la economía argentina no sufrirá grandes cambios con la suba de Joe Biden al poder, no descartan que, tal como lo señala Glustein "podríamos escalar algunos puestos en la mirada del nuevo presidente, dado que durante su estadía en el senado, influyó en decisiones sobre la región y, en particular, Argentina en temas como la deuda, las inversiones y la dinámica empresarial, entre otros tantos".

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído