Más artículos

Súper cepo y falta de ajuste fiscal: los motivos de los fondos de inversión para reducir su exposición al riesgo argentino

Súper cepo y falta de ajuste fiscal: los motivos de los fondos de inversión para reducir su exposición al riesgo argentino
Los gestores de los fondos se sacaron de encima los títulos soberanos tras las malas señales y prevén que habrá "un mercado pesado" por varias semanas
Por Claudio Zlotnik
22.09.2020 06.46hs Economía

Las reuniones se habían planteado como un "ida y vuelta" entre un grupo de bancos internacionales con algunos de los fondos de inversión que participaron del canje de la deuda argentina. Terminó siendo una serie de cónclaves individuales: de un lado, algunos de los inversores más fuertes en bonos argentinos, y que mantienen línea abierta con Martín Guzmán aun tras el cierre del canje.

Y con una pregunta que prácticamente monopolizó la primera parte de cada encuentro: "¿Qué pasa con las reservas del Banco Central?" "¿Se van a poder estabilizar?".

Algunos de esos grandes fondos de inversión, con sede en Nueva York, Londres y unos pocos en la lejana China ya se desprendieron de parte de los nuevos bonos argentinos. Y aguardan qué hacer con el resto, ahora que los precios bajaron de u$s46 a u$s37,90 en unas pocas semanas. Nada menos que 21,4% desde el cierre del canje. Un número parecido al que algunos funcionarios pensaban que subirían. Fue al revés.

Antes que seguir vendiendo sus papeles, ya a precios de liquidación, esos fondos internacionales esperan por señales positivas, que marquen un camino hacia adelante. Básicamente, que el Banco Central logre parar el constante drenaje de las reservas.

El miércoles de la semana pasada, el día después del ajuste del cepo, el BCRA quedó en un saldo neutro en el mercado cambiario. Fue la primera jornada en la que no perdió divisas. Hasta ese día, el acumulado mensual fue negativo en u$s1.078 millones. Nada menos. Recién ayer tuvo un pequeño respiro, con la compra de u$s16 millones.

¿Qué salió mal?

¿Por qué no se dio el escenario esperado por Martín Guzmán, que preveía una especie de círculo virtuoso a partir del canje de la deuda? Antes que eso, el "mercado" se volvió totalmente negativo, y arrecian los rumores de un inevitable desdoblamiento cambiario.

La conclusión de los fondos de inversión puede dividirse en dos grandes grupos:

  • Una decepción por la presentación del Presupuesto 2021 de Guzmán. Los inversores aguardaban una proyección de rojo más bajo. La idea es que si ahora el ministro dice 4,5% de desequilibrio es porque, en verdad, será más elevado el año que viene (año electoral). Y ese escenario no luce positivo para las finanzas del país luego de la expansión fiscal del año pandémico. La conclusión de los inversores es que Guzmán no utilizó el dato más relevante del Presupuesto para anclar las expectativas, y que esa señal negativa gatilló ventas en lugar de disparar recomendaciones de compra.
  • El contexto internacional no ayuda. Desde que se anunció el cierre del canje, Wall Street no deja de ajustar sus precios y los bonos emergentes siguieron esa línea de puntos hacia abajo. Un ejemplo: los papeles de la deuda de Ecuador -que cerró su reestructuración con horas de diferencia con la Argentina- pasaron de rendir 9% anual a 10,7% anual.
  • La falta de gestión del Gobierno. Uno de los grandes fondos planteó su sorpresa por el hecho de que el equipo económico dirima sus internas en público. "No son debates insípidos, sobre banalidades o espacios de poder entre ministros. Ahí se juegan nada menos que si la Argentina va camino hacia un desdoblamiento cambiario. O el nivel de control de capitales que debe adoptar el país. No hay peleas entre funcionarios, pero el debate es tan profundo que denota que ni ellos mismos saben a ciencia cierta hacia dónde quieren ir", disparó uno de los interlocutores al economista del banco de Wall Street que había organizado una de las reuniones para tener el feedback con los inversores-clientes.

La apuesta del Gobierno es que los últimos ajustes al cepo logren la construcción de un puente hasta marzo, que es cuando deberían aparecer las liquidaciones de la nueva cosecha agropecuaria.

De todas maneras, y no hace falta que lo certifiquen los fondos de Wall Street, para marzo falta un semestre. Un período que en la Argentina pueden acontecer demasiadas variaciones antes de llegar a ese momento.

Los inversores que monitorean la economía argentina desde Wall Street reportan malos indicios para el futuro
Los inversores que monitorean la economía argentina desde Wall Street reportan malos indicios para el futuro

Por ese mismo motivo, algunos de esos fondos de inversión volvieron a contactarse con el ministro Guzmán en las últimas jornadas, para tener la versión oficial de primera mano.

El argumento del Gobierno es que el proyecto de Presupuesto servirá para balizar el rumbo de la economía, y para empezar a devolver la confianza a los inversores y a la población que percibe lo caótico del momento.

"No hay plan fiscal y no hay un horizonte claro de que vaya a existir", fue una de las definiciones que se escucharon en los intercambios de opiniones en Wall Street.

En la lógica de esos fondos, el Gobierno debería dejar en claro que el objetivo pasa por desmontar rápidamente los gastos derivados de la asistencia a los sectores más afectados por la cuarentena. Y poner proa hacia un mecanismo creíble del financiamiento del rojo previsto para el año que viene. En otras palabras, quieren saber si el Gobierno usará la "maquinita" del Banco Central para financiarlo o si emitirá nueva deuda en pesos desde el Palacio de Hacienda.

Sacando los papeles argentinos del portfolio

Como los financistas creen que no hay demasiado espacio para lanzar un mega programa de financiamiento de deuda desde el Tesoro, dudan de que el plan salga bien.

"¿Hay algún plan alternativo por si las Reservas no se estabilizan en el corto plazo?", quiso saber uno de los fondos que maneja una gran cartera de papeles argentinos.

En la reunión virtual nadie le pudo dar una respuesta certera.

"El mercado va a continuar pesado", arriesgó uno de los presentes. ¿La razón? Parece lógica: como varios bancos de Wall Street fueron los que, en las últimas semanas, les compraron a los fondos los papeles argentinos, ahora esas instituciones tratarán de depurar su cartera.

Con un mercado que evidentemente no quiere comprar deuda de emergentes, y mucho menos papeles argentinos, pareciera lógico que ese trámite de depuración le llevará varias semanas.

La perspectiva de que el Banco Central incrementará los controles ante la pérdida de reservas pone a los inversores a la defensiva
La perspectiva de que el Banco Central incrementará los controles ante la pérdida de reservas pone a los inversores a la defensiva

"A menos que en los próximos días aparezcan medidas que modifiquen la mala onda de los inversores", afirman en uno de los bancos "embarazados" de bonos argentinos.

Se trata de un escenario que pocos preveían cuando la operación terminó, más allá del lógico y habitual pase de manos una vez que pasan estos hitos, como una gran reestructuración de pasivos.

Hay una cuestión que nadie en los encuentros virtuales pudo confirmar: si el Gobierno encaminará la negociación abierta con los exportadores de cereales, que ya presentaron una propuesta para acelerar la liquidación de divisas a cambio de un beneficio fiscal.

Como ya publicó iProfesional, esa posibilidad fue desechada en una primera instancia por Guzmán. Pero la semana pasada fue la propia vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, quien le dio relevancia a ese diálogo abierto.

Tal vez sea cuestión de tiempo. Pero parece claro que, luego de trabajar sobre la restricción a la demanda, ahora el Gobierno debería poner el foco en la oferta de divisas. Y ahí están las exportadoras de soja, que vienen retrasando las liquidaciones en medio de la incertidumbre y las presiones cambiarias.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído