Más artículos
Tras el acuerdo por la deuda, ¿podrá el Gobierno descomprimir la fuerte tensión cambiaria?

Tras el acuerdo por la deuda, ¿podrá el Gobierno descomprimir la fuerte tensión cambiaria?

Tras el acuerdo por la deuda, ¿podrá el Gobierno descomprimir la fuerte tensión cambiaria?
Pesce siempre se negó a acelerar la devaluación como remedio contra la brecha. Su argumento era que la presión se aliviaría tras el acuerdo
Por Claudio Zlotnik
03.08.2020 18.02hs Economía

El inminente acuerdo por la deuda significará un verdadero alivio al Banco Central. En los últimos meses, Miguel Pesce intentó -con distintas medidas- tapar los agujeros por el cual se escaparon las cada vez más escasas divisas de las Reservas. Pero recién con el pacto con los acreedores, el banquero central podrá tener un panorama que salga del día a día.

En los últimos dos meses, el Directorio del BCRA aprobó todas medidas defensivas. Una por una, con el objetivo exclusivo de cuidar las Reservas como si se trataran de monedas.

Hubo serias limitaciones a los importadores y a las empresas para que pudieran pagar sus deudas en el extranjero. También se cortó la posibilidad de que "coleros" digitales pudieran eludir el cupo de u$s200 mensuales. Y hasta se puso en alerta a los bancos para que bloquearan las comprar de billetes verdes provenientes de cajas de ahorro en dólares abiertas en los últimos 180 días.

La presión cambiaria llegó a tal punto que nada menos que cuatro millones de argentinos compraron dólares durante julio. Se llevaron unos u$s750 millones. Bajo toda esa presión, las Reservas netas del BCRA terminaron julio por debajo de los u$s8.000 millones.

La demanda de dólares viene intensificándose mes a mes desde el arranque de la cuarentena
La demanda de dólares viene intensificándose mes a mes desde el arranque de la cuarentena

Pesce, en ese contexto defensivo -y en contra de las recomendaciones de varios de los economistas influyentes de la City- desestimó la posibilidad acortar la brecha entre el dólar "oficial" y los "alternativos" mediante una aceleración del crawling peg (mini devaluaciones diarias), con el cual el Central intenta mantener la competitividad cambiaria con el menor costo posible en términos inflacionarios.

La razón era simple: el banquero central sostuvo, desde que asumió en Reconquista 266, que recién tendría la chance de implementar su propio plan monetario una vez que su colega Martín Guzmán arreglara el tema de la deuda.

¿El punto de inflexión para la entrada de dólares?

Por ahora, Pesce se negó a acelerar las devaluaciones diarias con el argumento de que no sería responsable de una mayor inflación en la Argentina. Pero, en simultáneo, el propio funcionario es consciente de que ahora será cuestión de crear la confianza para que los dólares, en vez de fugarse, se queden en el Banco Central. Y que las exportadoras de cereales liquiden en la ventanilla del BCRA las divisas que obtienen de sus ventas.

Hay otra realidad: la "maquinita" de pesos, aunque justificada en el presente por la caída vertical de la actividad económica, no hizo otra cosa que incrementar las dudas a futuro de la economía: la señal de que la Argentina podría volver a caer en cesación de pagos de su deuda potenció la incertidumbre. Y cuando el país crece la incertidumbre, por más lógica que sea, el refugio en el dólar también se exacerba, haya o no cepo.

Ninguna de las restricciones tomadas en los últimos meses cortó esa dinámica.

Como publicó iProfesional, a pesar de estar en temporada alta de ingreso de dólares provenientes de exportaciones agropecuarias, el BCRA vendió en julio más de u$s400 millones en el mercado cambiario (u$s431 millones al último martes 28). A eso se suman las ventas de futuros, donde el regulador también está jugando fuerte desde hace varios meses. Al cierre de junio (último dato disponible), tenía una posición vendida de u$s4.160 millones.

En el BCRA aseguran que quieren despejar el camino y diferenciarse de lo sucedido en el año 2014, cuando las autoridades de aquel entonces se vieron obligadas a devaluar ante ka pérdida de Reservas y la desconfianza del mercado.

Miguel Pesce siempre argumentó que el acuerdo por la deuda sería el factor de alivio para las reservas del BCRA
Miguel Pesce siempre argumentó que el acuerdo por la deuda sería el factor de alivio para las reservas del BCRA

Los actuales funcionarios aseguran que el escenario actual luce diferente ya que, ahora, no existe atraso cambiario. Aun cuando el dólar "oficial" sea evaluado como "barato¨por los ahorristas.

"Ahora el problema tiene que ver con las expectativas y la brecha. Por eso nos sacan los dólares", aseguran funcionarios a iProfesional.

Ahora, si finalmente se concreta el pacto con los acreedores, en el BCRA sienten que tienen las chances intactas para generar confianza y lanzarse al primer objetivo post acuerdo: la baja de la brecha.

¿Alcanzará para diluir la sensación mayoritaria de que, sí o sí, se viene una devaluación?

"No vinimos a devaluar ni lo vamos a hacer. Tenemos herramientas para impedirlo. Vamos a recuperar la confianza y los dólares van a llegar. Los dólares de la cosecha que vienen demorados y las divisas de las empresas que están a la espera de que se resuelva la deuda para retornar a los mercados. Vamos hacia una normalización. No hacia una devaluación", prometen con entusiasmo desde Reconquista 266.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ