27.11.2021

El crudo relato de Marcos Bulgheroni sobre cómo sus hijas sufrieron la cuarentena educativa

El crudo relato de Marcos Bulgheroni sobre cómo sus hijas sufrieron la cuarentena educativa
Marcos Bulgheroni, CEO de Panamerican Energy, relató su mirada sobre la importancia del rol de las familias durante la cuarentena
Por Carlos Arbía
14.10.2021 16.04hs Actualidad

En el transcurso del panel Educación: tragedia y oportunidad que se desarrolló en el 57 Coloquio de Idea se produjo el momento más duro y emotivo del evento que se desarrolla en Costa Salquero. Fue cuando Marcos Bulgheroni, CEO de Panamerican Energy, relató su mirada sobre la importancia del rol de las familias durante la cuarentena.

Bulgheroni prefirió referirse a la temática desde su rol como padre. "Hablo como papá y no como empresario y lo cuento así porque padecí junto a mi familia como sufrieron mis hijas en la pandemia por no ir a la escuela tanto tiempo", arrancó en su exposición en el 57 Coloquio de Idea

"Fueron las familias las que plantearon a la dirigencia que querían la presencialidad, fueron padres y abuelos los que se pusieron al frente de esta demanda y yo quedé muy impactado de cómo sufrieron esta pandemia mis hijas porque son los chicos los que más han sufrido por no ir a la escuela durante tanto tiempo y es importante que busquemos un mecanismo que se institucionalice porque las familias tienen que tener un rol en la educación dentro de las instituciones", explicó el empresario con un mensaje que tal fue el más fuerte y más emotivo que se escuchó hasta ahora en el evento

El empresario puso el foco en el surgimiento de un nuevo actor clave a la hora de exigir la vuelta a la presencialidad: las familias. "Es muy importante que este ímpetu persista. Yo creo que va a seguir. Es importante que busquemos como sociedad que este actor se institucionalice. Las familias tienen que tener un rol en el debate educativo", expresó.

Bulgheroni dio su visión como padre: "Valoró el esfuerzo de los docentes, pero dijo que la virtualidad no fue suficiente, que dejó sus costos no solo en aprendizajes, sino también emocionales y sociales para los para los chicos, que no pudieron soportar el estrés y la ansiedad que les produjo el encierro".

Con respecto que hay que hacer con el sistema educativo manifestó que "hay que recuperar los contenidos, el aprender la parte emotiva y hay que tener dos cosas importantes: un plan nacional para recuperar contenidos y recuperar a más de 1,5 millones de chicos que la escuela en particular el secundario y el sector privado tiene que motorizar esto. Creo que el sector privado en la medida que haya un Plan Nacional va a colaborar son las familias en las comunidades donde todos estamos trabajando y es muy importante que reconozcamos el surgimiento de este nuevo actor que es la familia lo hacemos con la familia que releerá los intereses de quieren no pueden ser escuchados. Hay que buscar un mecanismo para que la familia sea un mecanismo importante para mejorar la educación en la Argentina", manifestó el CEO.

Además agrego que: "como muchos de los que están acá desde el punto de vista educativo pasamos un momento muy difícil el año pasado. Hay que valorar el empeño que puso todo el cuerpo docente y la comunidad educativa, aunque no alcanzó y lo más duro fue ver el sufrimiento de nuestros hijos que no podían asistir a la escuela", expresó el empresario quien además manifiestó su preocupación por los costos emocionales, sociales y psicológicos para los niños y adolescentes".

El CEO de Pan American Energy manifestó que "el rol de las familias en esta pandemia tuvo un gran impacto, son las que plantearon la necesidad de volver a la presencialidad. No fue una movida política, ni un reclamo sindical ni un movimiento homogéneo, fueron padres, madres y abuelos que se juntaron para pedirle a la dirigencia que se vuelva a la escuela de manera cuidada".

Bulgheroni cerró su parte en el panel con un mensaje a las autoridades. Pidió que reconozcan el surgimiento de la familia como un actor relevante para representar los intereses de quienes no pueden ser escuchados.

Con la mira puesta en las consecuencias de la pandemia en las escuelas el panel moderado por el CEO de Infobae Daniel Hadad trató la importancia de un plan nacional de recuperación de contenidos, el rol de las familias en el debate educativo y la importancia de solucionar el flagelo de la deserción escolar.

Por su parte Daniel Herrero, presidente de Toyota y de ADEFA, explicó o la dificultad que se enfrentó su empresa cuando salió a contratar 200 jóvenes con el único requisito de tener el secundario completo. "Finalmente logramos cubrir esos puestos de trabajo, pero tuvimos que atraer trabajadores fuera de la zona de influencia de la fábrica", expresó y agregó que "hay que hacer match entre la capacidad y lo aspiracional. Un estudio de Argentinos x la Educación mostró que en el decil más bajo, que tiene un ideal de progreso a través del ingreso a una industria manufacturera, solo uno de cada tres chicos se recibe del secundario. Ahí es donde tenemos que trabajar". Herrero aseguró estar convencido de que la revolución tecnológica creará nuevos puestos de trabajo, pero hay un gran desafío a la hora de capacitar a los nuevos trabajadores para las áreas y herramientas que serán requeridas.

Herrero explico que desde Toyota realizaron una experiencia piloto llamada "Educate por el Cambio" en la que le pago un salario mínimo a 100 jóvenes para que terminen el secundario. De ese total, 97 lo finalizaron, mientras que los tres restantes no por problemas con las drogas. Cuatro de ellos entraron a la universidad y el resto encontró un trabajo estable en la formalidad.

"Las empresas necesitan requisitos básicos como obviamente comprensión de texto, lógica y matemática. Es muy común en la industria automotriz que se usen tecnologías como robots que comparten una celda de trabajo con el operario, quien tiene que tener las condiciones mínimas para instruir al robot para que trabaje con él", explico el presidente de la automotriz. Herrero además explicó que "es un ejercicio muy simple, la educación de un chico desde jardín hasta la secundaria son 15 años, tres mandatos presidenciales. Tiene que dejar de ser un tema de campaña política y ser prioridad de toda la Argentina".

El problema de la tragedia educativa fue medido en datos por Ignacio Ibarzábal, director ejecutivo de Argentinos por la Educación. A través de un video dio una serie de cifras: solo 3 de cada 10 adultos termina el secundario en el decil de ingresos más bajo. De ellos, solo 2 de cada 10 alcanzan resultados satisfactorios en matemática. El 60% de las empresas tiene dificultades para contratar porque no encuentran las habilidades necesarias en los jóvenes. Por el cierre de escuelas, se estima que más de un millón de chicos abandonó la escuela.

"A nivel global se habla de que atravesamos la crisis educativa más grande del siglo. En Argentina no estaban dadas de ninguna manera las condiciones para trabajar a distancia. El compromiso de los docentes hizo que en general se pudiera mantener el vínculo con los estudiantes y los padres, con su movilización, lograron el regreso a la presencialidad. Cuando la sociedad civil se moviliza, la política se ve obligada a responder. Ahora lo que pregunto es: ¿vamos, de una buena vez, a hacer lo que se requiere para transformar la educación?", planteó Ibarzábal.

Sara García, secretaria general nacional de AMET (Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica), manifestó que: "son números que duelen, pero que se vinculan directamente con las cifras de pobreza y para una familia que está sumida en la desesperanza es muy complicado pensar en el futuro", advirtió. La sindicalista consideró que es absolutamente imprescindible la evaluación tanto para alumnos como para docentes. "Si no hacemos un diagnóstico correcto, si impulsamos las promociones automáticas, no vamos a salir. Esto se transforma en un círculo vicioso imposible de romper", explicó.

También marcó diferencias con otros sectores sindicales que sí se oponen a las políticas de evaluación. "No todo el sindicalismo está dispuesto a ser evaluado. La escuela técnica ha sido un espacio muy vinculado con el mundo del trabajo. Somos los primeros en reconocer que no estamos brindando el técnico que nos demandan. Estamos haciendo como que enseñamos y los chicos como que aprenden", cuestionó. Por último, se refirió al año y medio en el que las escuelas estuvieron cerradas en buena parte del país. "Hemos sufrido espantosamente estar con la escuela cerrada tanto tiempo. Hemos sido voces muy solitarias el año pasado pidiendo la apertura. Ahora necesitamos identificar quiénes son los chicos que abandonaron, dónde están y ver cómo los traemos de vuelta. Y después tenemos que sincerarnos. Esta sobrecarga de contenidos no los vamos a poder alcanzar. Busquemos los contenidos núcleos, los centrales. logremos que la lectoescritura sea la apropiada y a partir de ahí avancemos", explicó.

Por su parte María Laura Alzúa, subdirectora del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS) de la Facultad de Ciencias Económicas, UNLP, fue la siguiente en tomar la palabra y se enfocó en el profundo impacto que la cuarentena ocasionó en la primera infancia. "La educación inicial quedó relegada. Si el cierre de escuelas se olvidó de todo, se olvidó más todavía de los jardines infantiles", señaló y explicó la importancia de los jardines: "Son el primer contacto de los niños con el sistema educativo. Los contenidos que se imparten en primaria suponen que los niños tuvieron contacto con el sistema educativo".

Temas relacionados